lunes, 30 de marzo de 2015

Organización diaria 2013

Estaba haciendo limpieza de posts en borrador y me he encontrado con éste. Calculo que lo escribiría sobre abril-mayo 2013.

Hoy voy a hablar de la suegra de mi pareja.
Vale, ahora ya he captado tu atención y ya puedo decir de qué va la entrada realmente. Pues voy a hablar de la organización de la casa y logística varia. Pero prometo que no he engañado a nadie al principio. Y es que antes limpiábamos. Ahora hacemos la limpieza de la suegra.

Conozco gente que pone dos o tres lavadoras diarias, que se van a dormir a medianoche haciendo las tareas de la casa, etc. Pues nosotros no. No sé porqué, pero nosotros somos más tranquilos.

Nuestro día empieza con el sonido del despertador. Jajajaajajaja. No, no. El primero que se levanta siempre se llama Hugo, no despertador. Viene a la cama y al comedor! Como es una hora "razonable" y en el sofá tampoco se está mal, uno se queda en la cama y otro se va al sofá a ver esos magníficos dibujitos. Traduciendo: se va al sofá a intentar echar otra cabezadita mientras en la tele hay unas cosas de colores hablando en bobo.

Se desayuna leche y lo que surja. Los adultos nos vamos a trabajar. Los pequeños, uno a la guardería y otro a casa de los abuelos maternos (sin la presencia de mi abogado no pienso decir nada más sobre ellos). Mi jornada laboral acaba y recojo al pequeñín y luego nos vamos corriendo a la guardería. Allí estamos una hora en un banco sentados mientras sigue jugando con alguna amiga suya. Normalmente con Cecilia. Hablo más con la mamá de esta niña que con mi pareja. Suerte que la chica es simpática. Bueno, si no lo fuera, no le diría nada. No será la primera...

Llegar a casa depende de nuestras ganas. Hay días que estamos en la calle hasta las ocho o así. Entonces se lo digo a la mamá y normalmente quedamos en el centro. O lo que es lo mismo, en una rampita que hay, donde nos tiramos muuuucho rato, mientras el mayor se tira, y el pequeño se mueve. Se mueve mucho ya!
Otros días en cambio llegamos a casa sobre las 6 y media. Eso es lo más pronto. Allí nos espera la mamá, que justo acaba de llegar. Como la frutería y la tienda de la carne le pilla de paso, esa compra ya está hecha. El embutido y los artículos de droguería también los compramos cerca de casa, al igual que los congelados. Normalmente suele ser el sábado. Salgo a las 9:55 de casa y vuelvo a las 10:27.
Tiene una explicación. Los sábados a las 10 am, si no trabaja, mi madre y su marido vienen a ver a los niños. Media horita más o menos. Sí, deduces bien. La relación no es la más fluida del mundo. Pues no, no lo es. Por diversos motivos de índole muy variada, así que 3 minutos semanales para mi es más que suficiente. En casa, muchos lo saben, mi pareja es la encargada de las relaciones sociales.
Y es ese día en que hacemos la limpieza de la suegra. No sé donde leí que para que una casa pareciera limpia había que limpiar la pantalla de la tele, espejos y lavabo. Y nosotros hacemos eso. Bueno, no llegamos a tanto. Hacemos la limpieza de la suegra: un lavabo cerrado, y el otro se limpia. La tele se enciende y al no estar la pantalla negra no parece que esté tan sucia.

Las compras grandes: aquí voy yo. Salgo de trabajar y una vez cada diez días, por la tarde cuando ella está en casa, cojo el coche y venga, a llenar el maletero. Bueno, o a gastar de 80 a 100 euros. No falla.

Tenemos también suerte que no hay nada por medio. Es decir, somos bastante recogidos.

Mi pareja se encarga de la plancha y las comidas y yo lo demás.
Nunca hemos sido de planchar la ropa interior y las sábanas (sé que hay quien lo hace y no me parece ni bien ni mal, simplemente esto aquí no se hace), pero unos mínimos sí. Pues ahora la mitad de la ropa ni la planchamos. Y la de los niños, por supuesto, tampoco.
Las comidas sí. Comemos cada día fuera de casa, así que mi pareja, por la tarde noche hace la cena y la comida para el día siguiente. Ella siempre se queja que no hace nada elaborado, pero para mi me parece estupendo. Oye, hay que ser práctico. 

Yo en teoría todo lo demás
- Lavadoras, sí
- Lavavajillas, sí
- Recoger. Sí, definitivamente sí. Con esto, aunque esté mal que yo lo diga, me gano el cielo. 
- Fregar. Aquí flojeo. Como dirían en la ESO, necesito mejorar. Y no, no progreso adecuadamente. Me da una flojera que p'a qué!
Cuando nació nuestro primer hijo como se tiraba tanto rato durmiendo y yo no sabía qué hacer, me entró una obsesión por limpiar... Si parecía un suelo de mármol lo que teníamos. Suerte que me duró dos semanas. Luego si no sabía qué hacer, había algo que no estaba de más: estar tumbado en silencio.

Si nos acostamos sin haber recogido la cocina no pasa nada. NADA! Si dejas un plato en la pica o una sarten encima de la vitro, yo aún no he conocido ninguna que se haya ido de fiesta. Pues otro día ya se recogerá. A las 22:00 se cierra la cocina y sólo se entra para una cosa: para coger helados mientras los pequeños duermen y disfrutarlos. A los helados, que a los peques ya los hemos disfrutado antes todo lo que hemos podido.

viernes, 27 de marzo de 2015

Lluvia, niños, fin de semana

Por fin ha vuelto el sol! Debido a mi alergia no es que me venga demasiado bien, pero entiendo que para el resto de mortales es lo mejor.
Así que vuelta a la rutina cole-parque.

Cuando llueve ya me descuadra toda la tarde. Tienes la opción de ir a merendar fuera de casa, con el consiguiente gasto inútil, ya que una botella de agua o un zumo cuesta tres veces más que en el supermercado. En nuestro caso, aprovechando que han abierto un Burger King cerca del cole, imagino que un día de estos lo iremos a visitar. Y mira que me da asco. Pero ASCO! Bueno, realmente lo que me da asco es el Mc Donald's, al otro no he ido nunca. Hemos ido 3 o 4 veces con ellos porque hay uno donde íbamos a comprar antes y cogíamos un Happy Meal  y una botella de agua. Vaya, y el Happy Meal con los nuggets, porque esa cosa pringosa (no pienso llamarla hamburguesa) no había por donde cogerla.
Un bravo enorme por los responsables de marketing, porque vaya filón con los regalos!
La otra opción, que es la que hacemos el 99% de las veces es irnos para casa haciendo una batalla de paraguas. Realmente no es una batalla porque es una lucha desigual. Hugo lleva el paraguas, me va dando golpes al moverlo y yo me quejo. Resultado: los dos mojados. Eric el más listo. Ahí en el carro tranquilo con el plástico y normalmente durmiendo la mini-siesta. Hasta que aparece algún niño chillando a su lado.

Este fin de semana, sin embargo, el parque será sustituido por dos fiestas de cumpleaños infantiles



El sobrino y una de las sobrinas, que cumplen 2 y 4 años respectivamente. Las madres aprovechan y hacen la fiesta conjunta. Oye, se agradece. Si te van a descuadrar el día, que sólo sea uno está bien. Y otra cosa que se agradece que esta vez sea en el pueblo de al lado, porque la última nos tuvimos que desplazar unos 50 kilómetros y vaya palo, teniendo en cuenta que justo ese día volvíamos de las vacaciones con todo el coche lleno y nosotros vacíos de energía.
Y sí, he dicho que las madres lo han decidido organizar el mismo día, porque ambos padres pintan poco. Bueno, yo creo que muchos padres pintamos poco a la hora de organizar las fiestas de cumpleaños. Son como los grupos de whatsapp de cole, que normalmente están formados íntegramente por mujeres. Al menos en nuestro caso y algún otro que conozco. 

Y encima este fin de semana que toca cambio de hora, que a las 02:00 serán las 03:00. Que bueno, es algo que nunca he entendido bien, pero está bien eso de ver el reloj a las 08:00 por una vez. Aunque sea ficticio. Cuando hoy he visto el reloj a las 06:33 cuando levantándome a las 07:00 ya voy bien, me ha hecho una gracia... He visto Pokemon, que hacía bastante que no lo veía.

Si el que no se consuela es porque no quiere...

jueves, 26 de marzo de 2015

Sólo falta que te lo mastique yo

Hugo- Papá me dice esta frase muchas veces. No entiendo a papá cuando lo dice. Me mira y se ríe mientras lo dice, pero me parece que no está contento. Entonces, por qué se ríe?

Eric- dajfjakdfjeirjofjafljaf.

Hugo- Eric! Quítate el tete de la boca para hablar.

Eric- Es verdad, es que como soy tan pequeñito a veces se me olvida.

Hugo- Pequeñito? Pero si tus piernas son como dos columnas griegas!

Eric- Y tú pareces un chupa-chups! Además, yo tendré las piernas gordas, pero por...

Papá- Hugo, quieres acabar de comer?. Es que hijo, eres más tardón... Sólo falta que te lo mastique yo. Eric, va, que te voy a llevar a momir un poquito.
                                                                                                                                  

Tenía este inicio de entrada en borradores desde hace un montón de tiempo, intuyo que año y medio haría aproximadamente, y aunque esta frase ya no la digo, no es porque la situación haya cambiado, no.
Los dos pequeños son muy lentos comiendo. Bueno, realmente esto no es así, es simplemente que nosotros somos exageradamente rápidos. Yo reconozco que muchas veces no mastico, sino que engullo, y claro, acabo enseguida. Cuando llega el momento del postre ha pasado tanto rato, que me podría tirar a la piscina, que ya he hecho la digestión!
Pero es que es mi forma de comer. Y eso que no provengo de una familia numerosa. Un antiguo compañero de trabajo, que son 5 hermanos, nos explicaba que cuando su madre llevaba la fuente con los macarrones, los 5 se tiraban ahí porque sino se quedaban sin comer. Y que alguno de ellos alguna vez había pinchado al hermano y con la otra mano le quitaba la comida. 


También es cierto que se entretienen entre ellos, juegan, discuten, y claro, son hombres pequeños, por lo que comer y jugar a la vez no pueden hacerlo. Al menos eso dicen las mujeres, que no podemos hacer dos cosas a la vez...
En cambio, siempre, en los informes del comedor nos lo presentan como un niño que come bastante rápido. Nosotros esto lo entendemos como que en casa se siente cómodo. Suele pasar que cuando estás a gusto con alguien disfrutas más y eres más tú. Lo que viene siendo que la confianza da asco (exagerando un poco).

Y algo de lo que estamos muy orgullosos es que comen de todo! Sí, es algo que nos preocupaba, porque yo soy un poco "especialito" para comer, pero ellos no! Cuando sean mayores y vayan a restaurantes podrán pedir algo más que canelones/sopa de primero y pollo de segundo.

Eso sí, mis ensaladas de donettes son míticas!
Ingredientes: donettes, nata, fideos de colores. No hace falta que pase la receta, verdad?

miércoles, 25 de marzo de 2015

Ir a dar una vuelta con dos niños

Todos los grandes genios tienen una frase por las que serán recordados.

Miliki: cómo están ustedeeeees?
Chiquito de la Calzada: te das cuen?
Steve Urkel: he sido yo?
Aquí el menda: ponte al lado o delante, detrás no!

Sí, últimamente ésta es mi frase de cabecera. Vamos por la calle Hugo, Eric y yo. Con el cochecito, ya que Eric todavía lo necesita. Y claro... Hugo por detrás, que se entretiene, y como por desgracia no tengo un ojo en el cogote, pues me toca mirar para adelante, para detrás, a los lados, y encima unas veces es a la derecha, otras a la izquierda... cuando vamos por la mitad del camino estoy llamando al masajista para que me guarde hora. Es que si yo fuera la niña del exorcista vale, pero como no lo soy, y ya tengo una edad, hay que cuidarse.

Un día iba por la calle. Uno delante, otro detrás y yo en medio con el carro. Y claro, el señor mayor que no puede callarse ya que si lo hace no le convalidan el curso de toca-cojones suelta: pero hombre, que el niño no puede ir detrás!
Evidentemente había varias opciones por mi parte, pero soy yo, así que mi repuesta, eso sí, sin chillar fue muy clara: el padre soy yo y yo decido como van.
Pero el otro, que era alumno avanzado del curso toca-cojones, dice: vaya, yo que hablo mucho con los niños nadie me había contestado así.
No, no, espera que a cabezón poca gente me gana. Mi respuesta: pues no vaya hablando tanto con los niños no sea que lo denuncien.
Y... sí, se calló!!
Así que la siguiente frase fue: ponte al lado o delante, detrás no!

Pero ahí tenemos un problema.

- Se pone al lado. Se engancha en el carro, y claro, hay que sumar los 5,5 kg del cochecito (los de maclaren no se lo creen ni ellos el peso que declaran en su web), más los kilos del bolso, más el peso del niño pequeño, más los kilos que vas arrastrando del mayor, que se engancha como si fuera un peso muerto... Cuando subimos por alguna cuesta, tengo que ser como los montañeros, sacando los palos para ayudarme. Kilian Jornet voy a por ti!

- Se pone delante. Peor! El niño tiene un problema. A la hora de caminar se parece a su madre, es decir, no sabe ir en linea recta! Así que llega a casa con los tobillos destrozados el pobre. Entre los golpes que le doy con el carro y los que le doy con mis propias piernas.

Solución: mandarlo a la mierda! Al niño no. Al carro y a mi frasecita!

martes, 24 de marzo de 2015

Soy normal y me alegro

La normalidad y la tranquilidad están infravaloradas.


Afirmación muy rotunda pero estoy muy de acuerdo con ella. Tan de acuerdo como que la he escrito yo, vaya.
Me explico. Hace unos días cogí el móvil y miré los contactos de whatsapp. Me dije: voy a escribir a gente, que hace mucho que no sé nada de ellos. Para mi mucho son meses, soy un desastre en el tema de las relaciones sociales.
Una que si acababa de tener un niño, otra que estaba esperando otro bebé (felicidades MVN), otro con nuevos proyectos, otro de mudanza, etc. Y claro, te preguntan a ti, y tú contestas: yo todo igual. A ver, contesté algo más, que soy soso, pero tampoco tanto. Pero para que se me entienda.

Y bueno, me quedé pensando un poco, y bueno, la verdad que sí, que todo igual. Hugo en el colegio, Eric en la guardería, los demás trabajando y con nuestro día a día. Los días van pasando, voy a recoger a los niños, luego estamos en el parque, los días que hay piscina pues allí que vamos. Después del parque, para casa, estar ahí, preparar las cosas para el día siguiente, cenar, ver Tom y Jerry, dormir.

Y los fines de semana más de lo mismo. Ir a comprar el sábado por la mañana y después ya no hay planes. Es decir, vamos a dar una vuelta sin rumbo fijo, otro día al parque o con las bicis según apetezca, pero que no hay nada planificado.
Conozco a parejas con un montón de vida social. Comida en casa de los abuelos, otro día comida en casa de los otros, planes por aquí, planes por allá. Pero no es mi caso.
No es mi caso y me gusta que sea así. Quizá porque soy bastante tranquilo. No lo sé. Pero no me molesta.
El piso igual. Vivo en un piso normal, más o menos grande según el criterio de cada uno, pero normal, donde cada estancia hace su función sin que merezca aparecer en una revista de decoración.
Trabajo también. Tengo un trabajo normal con el que me siento bien para mi día a día. Es decir, ni soy agente del FBI ni trapecista, ni otra profesión parecida que a priori pueda parecer interesante.
Al igual que las vacaciones. Nos vamos una semana fuera, a una zona de playa, y no tengo ninguna necesidad de coger el coche para hacer turismo. Soy feliz yendo por la mañana a la playa, por la tarde a la piscina, un poco más hacia la noche dar una vueltecita y luego vuelta al bungalow a cenar y dormir.
Si cojo el coche tampoco pasa nada, pero que puedo sobrevivir sin ello.

Soy un aburrido? Pues para algunos lo seré. 
Monotonía? Para nada... Con dos niños es imposible.
Para otros, seré una persona normal, en el más amplio sentido de la palabra. Y también porque tengo comprobado que ellos son muy felices así. Con su parque y sus rutinas. Y cuando los niños están bien, normalmente los padres también. Y aquí también reafirmo mi normalidad. Estoy con mis hijos y comparto con ellos. Algo que a mi juicio es lo normal. No soy un padrazo. No. Y menos una madre. Me parece una falta de respeto que un padre implicado en el crecimiento personal de sus hijos sea considerado una madre.
No, por favor. Me niego. Soy NORMAL!
Además, cuando los niños son pequeños, se nos llena la boca diciendo que las rutinas son buenas, que es cuando están más tranquilos y hay que acostumbrarlos a las rutinas. A partir de qué edad hay que dejar esto aparcado y empezar a hacer tantas actividades que ya no sabes ni en qué día estás ni con quien? 

Así que desde aquí 


PON NORMALIDAD EN TU VIDA!!

domingo, 22 de marzo de 2015

Sábado con lluvia y niños

El título está clarísimo esta vez, verdad?

Llega el fin de semana después de estar toda la semana trabajando y zas! Lluvia... Si no tienes niños pues te tiras en el sofá o aprovechas para limpiar, jejeje. Pero como no es el caso, toca ser algo más productivo. Teníamos que renovar un poco el vestuario de Hugo, así que a comprar! A la Maquinista no íbamos a ir lloviendo, así que decidimos ir a Mataró parc. En 20 minutos ya estábamos allí.
Entrar, salir, volver a entrar, comprar, salir y así hasta el infinito y más allá. Pero si esto no fuera suficientemente entretenido, toca lidiar con los gustos de todos. Porque claro, tú dile a un niño que en vez de comprarle la camiseta superchula de las tortugas ninja, tú consideras que es más llevable una camiseta lisa.
Es decir, hay ropa tipo "preciosura" o "muero de amor" pero claro, seguramente no sea la que elija tu hijo. Ni yo tampoco...

Cuando acabas de comprar todo dices: va, para casa. Pero no! Llega ese momento incómodo que todo hombre sabe que llegará pero que desea que no sea así. Sabes cuál es, verdad? 
Exacto. Toca comprar algo para ella!
Como los niños están bastante cansados (sólo los niños, jejejeje) decidís que los niños y el padre se quedan en un sitio mientras ella mira tranquila. Te quedas en la zona de los sillones ésos que si les pones un euro dan masaje y si no les pones el euro hacen la función de sillón perfectamente.
 Y como los niños están relativamente controlados, tú te dedicas a observar la fauna varia

- El tío que vino a poner los sillones y se quedó ahí... no se mueve durante el rato (largo) que estáis ahí. Sólo notas un ligero movimiento pero es para acomodarse y cerrar los ojos.

- Parejas que llevan poco tiempo. Joder, es que se ve a la legua! Van a las tiendas los dos con una sonrisa. Y salen igual. Eso es como el que va a un concierto de Alejandro Sanz con la novia y la hermana de ésta. Ahora le dice: vete, vete.

- Parejas que llevan algo más de tiempo, quizá un par de años. Aquí ya hay uno que con la cara paga. Y no por el datáfono.

- Gente sola, o en grupo del mismo sexo. Bien porque no tienen pareja, bien porque son listos y prefieren ir tranquilos o porque su pareja tiene cosas que hacer.

- Gente a la que te encuentras en todas las tiendas. Llega un momento en que piensas que las conoces de otro sitio antes, pero no... Empiezas en C&A sonriendo y acabas en Zara invitándolos a comer.

- Padres o madres con carrito.  Es decir, solos. En este caso pienso que o bien  han ido a comprar algún regalo, o si no es así, el que se ha quedado en casa ha dicho: ve tranquila que yo me quedo limpiando. Ufff, la que le espera cuando llegue a casa y todo siga igual de sucio!

- Padres con niños que esperan a sus mujeres mientras sus hijos están en el sillón sentaditos. Están o estaban... Niños!! Dejad al señor que vino a colocar los sillones!

Sí... ya sé que en muchos centros comerciales hay zonas infantiles para que los niños estén entretenidos y los padres puedan hacer la compra tranquilos. Pero... creo que hacer la compra juntos y estar juntos en varias acciones cotidianas, también es básico para su desarrollo, así que por ahora no es para nosotros. Por no decir, que la principal razón es que nos encanta estar con ellos!

viernes, 20 de marzo de 2015

Ese oscuro objeto de deseo

Qué título más sugerente, eh... Pues espera, porque voy a hablar de un recipiente ovalado instalado en el cuarto de baño que recibe el agua de un grifo para el aseo de las partes pudendas?? Lo que viene siendo de toda la vida de Dios, un bidé.
Para empezar, estos señores de la RAE son un poco antiguos. Esto de ovalado... ahora hay rectangulares, cuadrados, y al tiempo, que los habrá de estrella como los destornilladores.


El piso de mis padres era (sigue siendo) pequeño, así que un bidé no existía ni de broma.
Donde me fui a vivir años después, más pequeño todavía. Así que, bidé, para qué?
Y resulta que donde vivimos ahora hay un bidé. Bueno, realmente yo no sabía lo que era eso. Había oído hablar de algo así, pero no sabía para qué funcionaba, ni si era realmente necesario. Vamos, que si lo quitas y pones un mueble, pues es bastante más práctico. Cuando le planteé esta posibilidad a mi pareja, su mirada fue la de: el bidé estaba antes que tú, así que tú sabrás lo que haces. Evidentemente, el bidé se quedó ahí.
Yo seguía sin encontrarle la gracia. Porque yo ahí sólo veía pijamas, ropa interior o toallas. Y si lo veía vacío era para limpiarlo. En fin, una chorrada como la copa de un pino. Porque busqué si bidé y cesto para la ropa sucia eran sinónimos, y aunque en el papel no lo eran, en mi casa sí. Pero si una cosa he aprendido es que como soy demasiado bruto diciendo las cosas, casi mejor callarme y no insistir más.
Y pasó el tiempo...

Y ahora, ya, por fin!! Ya sé para qué sirve realmente un bidé! Para que los monstruitos se laven las manos!! Anda que... quién me iba a decir a mi que ésa sería su utilidad principal...
En teoría blanco, pero claro, con la de pintura, barro, mocos, arena, comida... ha evolucionado. No a marrón, pero vamos, que ya no es el blanco nuclear impoluto del primer momento, sino que ahora es blanco roto. Hago una aclaración. Digo blanco roto porque es uno de los resultados que me ha dado google al poner tonalidades de blanco, porque para mi, el blanco es blanco y punto.
Eso sí, aún sigue sirviendo para su utilidad principal: pijamas, toallas...

jueves, 19 de marzo de 2015

Regalos Día del Padre 2015

Mi hijo es la razón por la que me hice más fuerte, pero confieso que él sigue siendo mi mayor debilidad.

Bonita frase, eh!, pues no me la han dicho a mi, ni la he pensado yo. Es la frase de una imagen que me han pasado por whatsapp.

Después de la entrada de ayer, pidiendo algunas cosas para el Día del Padre, ha llegado.
He tenido unos cuantos regalos. Bueno, sin contar las chuches, claro, que eso es sagrado. Uno de ellos ha sido éste:


Regalo Día del Padre 2015

Sencillo. Taza de los chinos y rotuladores de una papelería. Escribes en la taza, la metes al horno y venga a llenarla de infusiones! En principio tiene que durar... Lo dudo un poco, porque a uno de los dibujos ya se le está empezando a ir el color, pero bueno, lo principal del regalo es el mensaje.

Éste ha sido mi regalo y el de la mitad de padres de la clase de Hugo, ya que las armas no sé yo si las carga el diablo, pero los grupos de whatsapp, ejem, ejem... Unas cuantas madres han cogido la idea, y ala, todos los padres a beber infusiones!

Y hoy para celebrar el día, después del cole, al parque! Vamos, que no hace falta que sea este día para ir, ya que de lunes a jueves fichamos (los viernes por la tarde tengo obligaciones laborales que cumplir), aunque igualmente también van. Los sábados son sagrados de descanso, y los domingos pues depende, pero cada vez más, sí. Toca. Digo ir al parque. Lo otro...
Ahí todos los días cumpliendo, haga sol, frío, un poco de lluvia... y luego con el buen tiempo aparecen los iluminados que no han pisado un parque en todo el invierno queriendo invadir nuestro territorio! Cabrones... Iros ahora a casa corriendo! Además, son los que se ponen en los bancos y no salen de ahí. Se les cae un papel y seguro que tienen una app en sus iphone's para no tener que levantarse a cogerlo.

El segundo regalo... un vídeo! Pero como esto no lo voy a colgar para preservar la intimidad visual de mis hijos, pues lo transcribiré.
Felicidades papá, te quiero. Me gusta que hagas conmigo manualidades y también que me leas cuentos y también que me compres muchas cosas y también que me des muchos besitos y también que me compres patatas de Simpson y también que traigas del trabajo un escudo de madera y una espada de madera. Ya está. Adiós, muuua! adiós mua!
Por cierto... hablando de intimidad visual. Señores del PSC de mi pueblo, la propaganda electoral que han enviado con fotos de menores de edad jugando en un parque, está fea. Será legal, porque un parque es un espacio público, pero hacer las fotos y publicarlas con esos fines sin el consentimiento de los adultos responsables, es feo. Muy feo. De ahí la diferencia entre legalidad-ética.

Tercer regalo... un pergamino pintado por Eric. Es decir, con rayajos. Eh, unos rayajos muy artísticos.

Cuarto regalo, y el más importante... mi día a día con ellos.

Ala! Otro día más historias.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Día del Padre 2015

A ver si me da tiempo a pedir algo para este Día del Padre. Voy un poco justo, pero ya se sabe, teniendo dos monstruitos, eso del tiempo no abunda. Bueno, y porque además de padre soy persona, y también tengo otras inquietudes. Reducir toda mi vida a los niños... pues como que no, que de aquí a unos años ellos crecen y tú te quedas más tirado que el pijama de la Esteban en GH Vip.

Vamos a ver si suena la flauta y consigo algo antes que acabe el día en cuestión.

Me gustaría que se acabaran los me's
Por ejemplo, la frase: mi marido me ayuda la odio! Cada vez más! Y es que lo escucho mucho en el cole. Bueno, escucho muchas cosas que son para morirse... Me parece que voy a tener que hacer como en el gimnasio. Ponerme los cascos y aislarme.
A ver alma de cántaro. Si tu marido te ayuda, es que tienes un problema grave. No te tiene que ayudar, tenéis que colaborar los dos. Y sí, él se tendrá que implicar, pero tú dejarle que lo haga y dejar de tratarlo como un niño inútil. Que a veces somos niños, no nos vamos a engañar, pero sí tenemos edad para procrear, también tenemos edad para responsabilizarnos. A lo bruto sería: si puedes follar, puedes colaborar!

También para este Día del Padre me gustaría que recordáramos que la madre de nuestro hijo, o varios hijos, dependiendo del grado de valor (o de inconsciencia) de los susodichos será siempre la madre de nuestro hijo. Puede que no sea la mujer de la que nos enamoramos en su momento y con la que quisimos compartir nuestra vida, pero seguirá siendo SIEMPRE, pese a quien le pese, la madre de nuestro hijo. Y al revés también, que hay alguna que adelgaza porque entre comer o insultar, elige lo segundo. Así que... RESPETO.
Si no lo haces por ti, hazlo por tu hijo, que le tienes que dar una educación. Que luego como trates tú a la madre, te pueden tratar a ti, y eso seguro que ya no te gustará tanto.

Qué más puedo pedir...?
Podría pedir conciliación, igualdad... La verdad que sí. Son palabras un poco trilladas, también hay que decirlo. Es decir, mucha gente habla de conciliación, pero luego son los primeros que cuando están el fin de semana con los niños pierden el culo para dejarlos con los abuelos para ellos irse al cine o salir de noche. Pero claro, de lunes a viernes nos quejamos... Bueno, nos quejamos o vamos al parque y estamos con el móvil que si el niño se cae nos lo tienen que traer ahí preguntando: es tuyo? es tuyo? O el niño "desaparece" y en vez de pensar: ya me vale que no lo estaba mirando, le echo una bronca descomunal al hermano mayor de 6 años porque según tu teoría tendría que estar vigilando al pequeño.

Podría pedir más cosas, pero como a los genios sólo se les puede pedir tres deseos, igual que al Drac Sheron (Dragonball), pues ya está bien... Ojalá me equivocara, pero sí, ya sé que ni los genios ni el Drac Sheron existen, pero lo otro, con las actitudes que tenemos y vamos inculcando, creo que va a costar bastante.


Eh, que ya puestos a pedir, que si me toca el cuponazo especial del Día del Padre tampoco le voy a hacer ascos, que estos de Mediamarkt no lo tengo claro, pero yo no soy tonto! 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...