domingo, 22 de septiembre de 2013

No soy de hierro

Ironblogger
Sí, escribo en el blog y todo. Que para eso está, no? Y esta vez la palabra Iron me viene que ni al pelo.
Esto hoy es complicado. Cuando te casas con alguien, muchos hombres piensan que automáticamente sus mujeres deben saber planchar, cocinar, coser... al igual que muchas mujeres piensan que el anillo te transfiere una serie de conocimientos sobre bricolaje, fontanería, electricidad... Y lo mismo pasa cuando nos convertimos en padres y madres. Que automáticamente debemos ser de hierro. Ni para ponernos enfermos ni para que otras circunstancias de nuestra vida interfieran en el papel que libremente hemos escogido.
Pues no! No soy de hierro, ni lo soy ni quiero serlo. Y no estoy hablando de un resfriado ni nada por el estilo. Eso está chupao, es una mariconada, como que los cuadros y las rallas no combinan (que se vista así el Kortajarena o el Velencoso, a ver qué pasa. Bueno, pasa que cuanta menos ropa mejor, no?). Te tomas una pastilla y en 2 días lo tienes superado. Lo máximo que puede pasar es que dejes el suelo lleno de mocos. Pues no pasa nada. Mira para abajo cada vez que tus hijos comen, ya verás el pollo que se monta.
El dinero es importante, claro está, y eso afecta a nuestro estado de ánimo como adultos, pero... para qué sirve el dinero cuando no hay salud? O cuando la salud está muy tocada y comprometida?
Sí, estamos todo el día rajando de nuestras parejas, de nuestros jefes, que si la conciliación, que vamos, que podría decirse que en algunos (ALGUNOS) casos, esa palabra es el comodín. No puedo llevar al niño al parque porque salgo tarde, maldita conciliación. Sí, cierto. Como también lo es que cuando lo llevas estás haciendo de todo con el móvil y con las pipas menos jugar con tu hijo, o por lo menos, echarle un vistazo de vez en cuando, que sólo te inmutas cuando oyes un grito. Y fuerte, que como sea flojito sigues con el dichoso Candy Crush! Tu hijo conoce mejor el tono de whatsapp del móvil, que el del timbre de la puerta.
También están los hij@s de su madre que te critican porque sí. Porque ellos son seres superiores con capacidad para hacerlo y tú eres un mindundi. Para estos "valientes", he aquí una serie de acciones que podemos hacer/decir, según nuestro nivel de mosqueo de ese día:
- No hay mayor desprecio que no hacer aprecio.
- Hablas a mis espaldas porque voy delante tuyo.
- Venga va, vete a freír espárragos.
- El cementerio está muy vacío, todavía hay sitio para ti.
Recuerda, son escoria, no merecen ni un segundo de preocuparte por ellos. Encontraran otras víctimas. Son así. Hienas carroñeras o plantas carnívoras.

Y a todo esto, llega un momento en que, de repente, la salud te falla. Qué haces? Además de cagarte de miedo, claro. Tienen que operar a tu pareja, la madre de tu hija de algo grave. No sabes cómo va a ir. Te planteas cómo has podido llegar hasta ese momento en el hospital, esperando una operación cuando el día de antes estabas haciendo bizcochos de chocolate. Si falla? Y si no falla pero no puedes estar como antes, sino con secuelas para siempre? Y la pequeña? Qué pasa con ella, como vive ese tiempo?
Llevo unos días pensando en ello. Y aunque, Vane, espero que no leas esto, porque perderías el tiempo leyendo chorradas, tía, te espero en la rampa para que la niña juegue con los monstruitos, que se están poniendo enormes.

Pero como normalmente las desgracias nunca vienen solas... A ver, qué pasa cuando pierdes a un familiar que lo ha sido TODO para ti? Tristeza infinita, pero no puedes venirte abajo, porque tienes a dos pequeños que se reflejan en tus ojos, en tus pensamientos y en tus actos. Puedes caer, pero siempre levantarte. Y aunque haya veces que sólo pienses en esta "famosa" frase:

Joder no joderemos, pero joder, que jodidos estamos

Y que visto desde fuera todo siempre resulta muy fácil, está claro que realmente no lo es. Sí, la vida a veces es dura, otras veces es una mierda y te gustaría hacerte chiquitito, pero OTRAS, en las que cualquier cosa compensa. Que si bajas por la escalera de tu edificio y el vecino está haciendo unas gambas, ese olor..., el camarero impasible detrás de una barra... Esos detalles esbozan una sonrisa en nuestra cara, en nuestro pensamiento, en nuestro ser.
Es más fácil decirlo que hacerlo, está claro, pero... muchacha, eres capaz de eso y más. Te tienes a ti, al resto, a la gente que te aprecia por lo que eres. En esos momentos en que las fuerzas desfallezcan, antes incluso que eso pase, habrá gente a tu alrededor. Tanto en tu cercanía física como virtual.

Así que no, no somos de hierro. Somos personas. Tan sólo personas, con un montón de debilidades, pero llenos de grandeza para vivir nuestra vida.

26 comentarios:

  1. Moi... Me tienes llorando ahora mismo. Esto que has escrito me ha tocado en el alma, y tú sabes muy bien por qué. Por eso que dices, por esas personas IMPRESCINDIBLES en la vida de cada uno, por esos que vienen, se quedan, se van o simplemente arraigan en tu corazón para siempre... Por esas personas merece la pena levantarse, una y mil veces, y dar lo mejor de uno mismo.
    No, no somos de hierro. Somos de un maravilloso material intangible que se llama energía, que aunque parezca agotarse a veces es posible recargarla... Gracias a esa corriente vital, a esa conexión que conseguimos al "enchufarnos" a la gente adecuada.
    Muchísimas gracias, Moi. Una vez más... ENORME.
    Un abrazo emocionado.

    ResponderEliminar
  2. Grande, Moi, muy grande. Tu sensibilidad destaca tanto por encima del resto...
    Cuando escribes estas cosas me dejas a cuadros, se me ponen los pelos de punta, me alarmas el alma.
    Es precioso leerte así, de verdad. La gente que te rodea tiene mucha mucha suerte, porque los de tu especie están en peligro de extinción.
    Gracias por regalarnos perlas así...

    ResponderEliminar
  3. Volver de tus vacaciones y escribiendo una entrada así ...
    Me has tocado el
    Alma, el corazón!!
    A veces la vida nos pone pruebas duras pero es importante apoyar nos en los amigos.

    Genial entrada

    ResponderEliminar
  4. Hola Moi...

    Ha sido duro leerte en esta faceta tan seria. Y digo que ha sido duro porque nos tienes acostumbrados a ese humor tan tuyo... A esa ironía agri-amarga... Y leer estas líneas trasluce algo serio. Dolor y enfado a la vez.

    La vida a veces se empeña en ponernos la zancadilla. Una vez y otra más. Es cruel. No entiendo por qué sabiendo que tiene la guerra ganada y que tan sólo es cuestión de tiempo, no nos deja vivirla sin darnos tantos golpes. Pero así es. Y supongo que cuando nacemos aceptamos la reglas del juego.

    Ánimo. Bonito guiño... Un fuerte abrazo.
    Vero.

    ResponderEliminar
  5. Me he quedado pasmada.. Es algo que todos sabemos pero expresarlo así, y encima un hombre! Jeje perdona pero estoy acostumbrada a mi marido que es incapaz de hablar así de sentimientos (sentirlos los siente eh?).
    No somos de hierro no... Es algo que nunca me preocupó, hasta que tuve hijos. Ahora me aterra.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. La semana pasada , pensaba...cuanto tiempo sin leer a Moi...¿ le pasará algo? y ahora cuando he abierto blogger, me encuentro esta entrada, una entrada a la que no estamos muy acostumbrados en ti...pero como tu dices ...no somos de hierro, y a veces necesitamos desahogarnos y escribir en nuestro espacio.
    Siento que estés pasando por algo así, la vida es "molt fotuda" en ocasiones, pero nos tenemos que agarrar a lo que sea, y tirar "pá lante". Mucho ánimo y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Claro que los hombres no sois de hierro! Al menos en esta casa, el mío ya me lo dejó claro desde el principio, porque todos lo tachan de ser un seco sin sentimientos y después resulta que la durilla y la poco sentimental soy yo. ¡Me engañaron cuando lo compré! Espero que la mala racha pase pronto y puedas volver a tus posts de siempre habiendo superado este bache. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que no somos de hierro. Y lo bonito es poder sentirlo y expresarlo como tú lo has hecho. Enhorabuena por ser como eres, ánimo y un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  10. No somos de hierro, no importa el sexo, niguno lo somos... encontrazr las fuerzas y las ganas de tirar hacia adelante es lo que nos hace fuertes o por lo menos lo que se intenta. Aferrarse a lo bueno, a la buena compañía nos lo hace todo más fácil, aún cuando no lo es.

    Una entrada preciosa llena de sentiemientos, grande Moi!

    Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  11. La impotencia y la rabia nos toca a todos por igual, incluso a quien tiene el humor por bandera, eso nos hace humanos. Me ha encantado leerte en este registro.....pero tenemos que animarnos!!!
    Ahora....que las gambas a la plancha mejor que las del vecino....en la sartén de casita eh
    Muchos besotes

    ResponderEliminar
  12. A mi marido le ha tocado la loto conmigo, al casarse, porque ni soy rica ni se cocinar... juajuajua

    Si es verdad que solo valoramos la vida cuando ocurren desgracias como dices (en lo que a salud se refiere). Pero no aprendemos... porque los primeros días de alguna mala noticia pensamos en cambiar, en sonreir más por menos... pero eso... los días después...

    A pesar de ser un post "duro", es la verdad... me ha gustado... me has hecho replantearme mil situaciones... y sobretodo algo que hago poco y no seriamente (pensar) :)
    Espero que estés bien, ya sabes que para lo que necesites ... (como has hecho tu) aquí estaré.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  13. Moi... emocionada MUY emocionada... extrañaba leerte y no me caben dudas de lo GROSO que sos. Grande MUY grande... No somos de hierro... pero gracias a personas como vos, sensibles, solidarias, podemos ser fuertes y afrontar los momentos más difíciles... sabiendo que no estamos solos y que hay mucho por qué levantarse y seguir... a Vanesa, toda la fuerza necesaria...
    Esta semana la partida del camarero impasible nos tocó en lo profundo... (y pienso en mi papá y en su salud)... Preciosa entrada Moi... Un abrazo muy grande che!!!

    ResponderEliminar
  14. Esta entrada y tus palabras demuestran tu sensibilidad. Me has emocionado al leerte. De todo se sale, sólo hay que tener un poquito de esperanza y desde luego, esas personitas pequeñas bien lo merecen. Además, no solo tú no eres de hierro, nadie lo somos, todos somos personas de carne y hueso, con altos y bajos, por más que siempre haya alguien que no quiera admitirlo. Y con esto se aprende también y uno se hace cada vez más fuerte. Estoy convencido que estos momentos acabarán pasando y se sacarán fuerzas de donde sea para tirar adelante, siempre adelante. Me he metido varios días a leerte y he visto que no habías publicado nada y pensaba que estarías líado... espero que todo vuelva a la normalidad. Un besazo

    ResponderEliminar
  15. Iba a escribir mucho....pero para qué?? Echaba de menos leerte, pero tienes que estar a lo importante. A ese mundo real con sus idas y venidas, y sus despedidas....pero también esas pequeñas cosas que nos arrancan una sonrisa.....tienes dos monstruitos incleibles que seguro te la arrancan sin quererlo ;)
    Pues eso, que te tomes tu tiempo, que qué te voy a decir, salvo que lo siento, que un abrazo grande y que ya nos contarás....si quieres.

    ResponderEliminar
  16. Me has emocionado, ánimo, fuerza y suerte en lo que venga.

    ResponderEliminar
  17. Yo había escrito un comentario que se ha debido perder por la blogosfera...

    Coincido con las demás, porque nos tienes acostumbrados a tu humor ácido y sincero, con el que disfrutamos tanto. Y hoy nos has enseñado otra faceta que me ha encantado conocer, pero ya quisiera yo que fuera por otros motivos... Solo puedo decirte que ánimo, que pasará y dentro de nada estaréis pensando en otras cosas, riéndoos y disfrutando de cada minuto como si nada hubiera pasado.

    Os mando un abrazo enorme y lleno de energía. ¡Vamos, familia!

    ResponderEliminar
  18. Grandeza la que tu demuestras y nos enseñas, hablando y contandonos con sinceridad, en lo bueno y en lo malo. Nada facil por mucho que digan que las alegrias compartidas son dobles alegrias y las penas compartidas son medias penas (lo cual creo que es muy cierto, pero tambien divicil -sobre todo lo segundo). Espero de verdad que las cosas vayan mejorando y para lo que sea, ya sabes por donde andamos. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  19. Me uno al club de l@s emocionad@s...
    Me siento super identificada con tus palabras...

    ResponderEliminar
  20. Espero que todo esté mejor...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hacía tiempo que andaba algo fuera de onda de los blogs y hoy que decido volver a visitarte me encuentro con este escrito. Reflejas enfado y preocupación en tus palabras. Sólo espero que pase lo que pase todo se vaya solucionando y que, como seguro ya haces, sólo tengas en consideración lo que te digan esos IMPRESCINDIBLES y no los del Candy Crush del parque.

    Muchos ánimos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo q yo pensaba era: me lo habéis encontrado, me lo quitais, pero sobretodo q quede claro, a mi hija no la dejais sin madre.

      Moi, me ha gustado veros hoy, para q vierais q estoy bien (tengo una suerte q ni me la creo!), y ver a esos dos monstruitos q cada día están más guapos y más grandes!

      He aprendido q lo único q importa es la salud, y confío en no olvidarlo con el tiempo...
      Como dijo aquel... Yo elijo mis propias batallas (no veas lo poco q me importan ahora mil cosas! Como si visten a la niña de rayas y topos !).

      Y como me dijo mi hermana: ya cruzarás ese puente cuando llegues a él.

      No te rayes . Disfrutad de todo lo q merece la pena.

      Nos vemos en la rampa ;-)

      Eliminar
  22. Moi, me ha encantado leerte, Excelente post. Me identifico claramente, acabo de perder a un familiar muy querido y tb llevo días sin escribir. Lo importante son los nuestros, disfruta de cada momento, da importancia a lo que de verdad lo tiene...Yo he aprendido a vivir así, y se disfruta mucho más... Animo a Vanesa, también, de sus palabras se desprende luchas y fortaleza...Ejemplo para todos. Lo que necesites, aquí estamos!! Besos!!

    ResponderEliminar
  23. Muchos ánimos, hace tiempo que no se te ve, espero que esteis todos bien, vosotros y Vanessa y que andeis todos jugando en la rampa del parque. Un abrazo fuere fuerte.

    ResponderEliminar
  24. Y olé. Más razón que un santo, como siempre! Arriba que con los peques no podemos andar abajo, todo lo huelen, todo lo saben, todo lo ven... La salud es básica para estar por aquí y poder contarlo PERO tampoco se para el mundo cuando ya no estemos. Eso es así. A disfrutar la vida en todas sus facetas y sus altibajos, tu ya sá...

    ResponderEliminar
  25. ¡¡¡Hola!!!

    Soy la autora de “Entre rosas y azules” y he elegido tu blog para el premio ¡Yo soy una super Mamá! .

    Puedes ver el premio en:

    http://entrerosasyazules.blogspot.com.es/2014/02/iniciativa-yo-soy-una-super-mama.html#more

    ¡¡Enhorabuena por tu blog!!

    Te invito a visitar mi blog siempre que lo desees.

    Un fuerte abrazo.
    http://entrerosasyazules.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...