lunes, 2 de septiembre de 2013

Ciencia ficción? Restaurantes y niños

Qué! Ya has vuelto de las vacaciones? Espero que las hayas disfrutado, desconectado y aprovechado todos estos días para hacer aquello que nos cuesta más en nuestro día a día.
Personalmente ha habido unos cuantos cambios, pero vamos, poco a poco los iré explicando. Tenemos un nuevo miembro en la familia!! No, no hay que cambiar el título del blog. Simplemente el señor Pepito ha aparecido en escena. Es "alguien" que aparece y desaparece, según las ganas del monstruito grande. Te dice: quieres una sorpresita? Pues toma Pepito! Y el tío te saca la pichurrilla... Ya tiene hasta vida propia.
El mini está a puntito de caminar solo. No sé si tengo un hijo, o un muñeco de esos que los tocas y se ríe, porque no para. Y lo bien que nos los pasamos!!

Aunque no he estado de vacaciones, nuestro día a día ha sido muy agostil (sí, ya sé que esa palabra no existe). Hemos ido varias veces a comer o cenar fuera. Es lo que toca en verano.
Uffff, anda que no cambia la cosa, no? De esas salidas con tu pareja o con los amigos a la situación actual, cambia mucho. Aunque si te pones a pensar, en algunas ocasiones, tampoco tanto.

- Espacio físico. Antes mirabas si el sitio era romántico, pintoresco, si tenía sitio para mucha gente, y ahora miras también que haya espacio. Sitio para el carrito, para el bolso del carro, que a veces no pasaría ni como equipaje de mano en Ryanair. Lo escudriñas todo. Tu sentido arácnido te hace detectar las posibles salidas, bien sea para ir al baño con el grande en su operación pañal, prácticamente superada al 100% o con el mini por si se pone histérico y hay que salir a la calle a que le dé el aire. Y ya de paso a ti también.

- Los vecinos. Sí, porque miras a la gente que te toca en las mesas cercanas. Antes para que no te escucharan lo que tenías que hablar con tu pareja, y ahora, para que los vecinos no te miren con la misma cara que la señora Gúrpide cuando volvías a no llevar hechos los deberes de literatura castellana. Considero que esto también hay que tenerlo en cuenta. Mi pareja y yo hemos decidido tener niños, pero los de la mesa de al lado, pues habrá casos en los que no, y tampoco es plan que les den la comida. Lo que viene siendo, ser responsables de nuestros retoños. Y aunque los tengan, puede que sean como yo, que como he dicho alguna vez, a mi los niños ni fu ni fa, excepto los míos, por supuestísimo!
Además, si te toca con gente similar pues mejor, así te ahorras los por qués:
Por qué ese nene está jugando con la maquinita y no come? Por qué esa nena lleva un pantalón tan corto? Por qué ese señor no tiene pelo? Por qué esa bebida tiene el color de la coca-cola pero los nenes no podemos beber?
- Child-friendly. Están los hoteles gay-friendly, los productos bio-friendly. Aquí hago un inciso. Particularmente esto de las etiqueta Bio, Denominación de Origen, De proximidad, Eco, etc., es una forma muy moderna de subir el precio a muchos productos.
Pues eso, hay que mirar que los niños sean bienvenidos, que no sean unos proscritos. Los de tu zona ya los conocerás. En los que no conoces, algunos ya te lo dicen claramente. Otros es más sutil, pero si no tienen tronas, menú infantil o unas croquetas o nuggets, mejor no vayas. Y si además vas a primera hora como la mayoría de papis y te miran raro, puedes preguntar a qué hora pasa el autobús, das las gracias y te das la vuelta.
Antes, cuando íbamos un grupo al restaurante también debíamos mirar que admitieran adolescentes creciditos. Porque vaya follón que armábamos!

- Animación. A ver, esto no es estrictamente necesario. Hay algunos que tienen zona infantil para pasar mejor la sobremesa, con monitores o con alguno de los progenitores. Es buena esta opción, aunque a veces no tanto, ya que el niño está más pendiente de ir allí que de comer. También puedes llevarte tú una libreta y colores. Y... bueno, cuando vas a una despedida de soltero también buscas animación, no?

Somos padres y madres, pero ante todo, personas. Si antes ibas a restaurantes o bares, ahora hazlo también. Tu salud mental te lo agradecerá, y te aseguro que no será la siguiente parte de Misión Imposible. Si es en verano no tendrás problema, porque las terrazas van muy bien. En invierno la cosa cambia un poco, pero por nuestra experiencia, el chino es una buena forma de romper el hielo y hacerlo por primera vez. Luego según vayas cogiendo confianza ya podrás ir hasta al Celler de Can Roca. Los chinos son gente amable, y como no se enteran, puedes hablar de lo que quieras. Además, el tono de voz de ellos es elevado, por lo que si tú también lo haces en alguna ocasión, estarás en su salsa, Y no la agridulce, que casi mejor no saber lo que lleva, con ese color y ese sabor.

Iron Blogger

36 comentarios:

  1. jejejejeje, hola de nuevo!!! yo he estado super desconectada de internet, me toca ponerme hoy al día (la excusa perfecta para trabajar poco, vaya jejeje)
    La verdad es que echaba de menos mis lecturas imprescindibles blogueras ;)
    Me alegro de que lo hayáis pasado bien en agosto! Nosotros tb, guisante ha espabilado mucho y ha descubierto la playa!!!
    Respecto al post y los restaurantes......solo te diré que los dias de playa que la niña iba cansadisima (y pasadisima de rosca) hemos montado cada una.....aysss, y si, la gente te mira de una manera que vaya......:D Pero bueno, nosotros a lo nuestro.
    Un beso y a empezar bien el "nuevo curso"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te he visto! Bueno, para ser más exactos, no te había visto.
      Normal. Cuando estás de vacaciones, desconectar por completo es una cosa fantástica. A partir del jueves que empiezo las mías, te lo digo!
      Ya queda poco para el curso, el 12 al cole! Y yo también, que hay que hacer adaptación...

      Eliminar
  2. Pues entonces se la han pasado linda en vacaciones, eso es lo que importa.Que recuerdos! Los míos ya tienen 10 y 4, y ahora hay que contener las conversaciones para que no acaben escuchando descalificativos al presidente o a algún vecino (o a su abuela :$)...
    Tienes suerte. Los míos montaban unos pollos espectaculares en los restaurantes, a lo niña del exorcista, y hemos pasado vergüenza de la buena.
    Los sitios con "espacios para niños" me dan mal rollo. Siempre me viene la sensación que debajo de todas las bolas que tienen la piscina de bolas, hay algún niño olvidado por unos padres que tomaron vino por todos los años que llevan sin disfrutar de una cena sin interrupciones, así que nos turnábamos para cenar y listo.
    Siempre es un placer visitaros, un abrazo y feliz septiembre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, nosotros también tenemos que cortarnos, porque el mayor, de 3 y medio, lo pilla todo. Bueno, todo lo que no tiene que pillar.
      Ellos son muy tranquilos, no arman ningún pollo. Alguna vez sí que han estado más nerviosos, pero bueno, una vueltecita y como nuevos.
      A mi eso de espacio para niños me da un poco de cosa. No hemos hecho nunca servicio de las instalaciones, pero bien, sabemos que existen. No te creas, alguno se lo habrá dejado "olvidado" a propósito, al menos hasta el día siguiente por la mañana.

      Salu2

      Eliminar
  3. Muy acertado el post..
    Aquí en Sofía están a punto de inaugurar el primer restaurante PARA NIÑOS! Escribiré un post sobre el en cuanto lo abran y podamos estrenarlo con los enanos. Tengo mucha curiosidad, porque lo promocionan, no como "child friendly", sino directamente PARA niños y yo no conocía ese concepto. No me lo acabo de creer, y no lo haré hasta que lo vea con mis propios ojos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para niños?
      No sé si aquí hay algo así. Lo que sí había oído era hoteles para perros. No quiero decir que sea lo mismo, pero bueno, que lo había oído.
      Pues mira, es un buen sitio para "investigar". Ya nos mantendrás informados.

      Salu2

      Eliminar
  4. Bienvenido Moi!

    Me alegro de leerte de nuevo. A mí me encanta ir a restaurantes pero no soporto los que no son family friendly. Me dan mal rollo que nos les gusten los niños. Algunos que van de que sí les gustan, tienen camareros que te sueltan a la cara que los niños no son santo de su devoción y se quedan tan anchos.

    En fins, menos mal que ahora de esos cada vez hay menos...

    Nos leemos

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se tienen que adaptar, somos un público muy potente, que además, saben que si nos tratan bien nos quedaremos a por postres, por ejemplo, que junto con la bebida, es uno de los productos en los que sacan mayor márgen de beneficio.
      Yo cuando no lo hacen, directamente pedimos la cuenta y luego vamos a otro sitio, no tengo muchos problemas para eso.

      Bsos

      Eliminar
  5. Sí, yo noto que las cosas empiezan a cambiar en ese sentido también... Y lo que me queda, intuyo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen sentido de la intuición. Se nota que eres mujer.

      Eliminar
  6. Hola, Moi!!
    Aquí la morada, de nuevo a la carga... Y aunque hasta la próxima semana que los niños empiezan las clases no retomo rutinas redsociales, hoy quiero empezar a ponerme al día contigo. Ya es hora... Ah, y al final sigo en Madrid, por razones de trabajo, pero bueno, eso ya te lo cuento por otras vías :)
    Hablas de la ciencia ficción de los restaurantes childfriendly, más o menos, no?? Y me pillas después de que el viernes cerrara por jubilación uno de nuestros japos favoritos y la DramaQueen que llevo dentro llamara al SantoVarón sí o sí para desahogarse como es debido (10 minutos mínimo). Porque Moi, los japos no son como los chinos... Los japos de Madrid, los aceptables al menos, no son tan kinderkindly... Excepto ese. Ese era de llevarse a los niños con el sushiman, que tan pronto los ponía a hacer bolitas de arroz como les daba lecciones rápidas de origami... Buaaaaaaaa!!!!! Pues sí, un disgustazo, porque estoy totalmente de acuerdo contigo en que es necesario para la salud mental y la paz en el mundo comer fuera con la familia... Pero en restaurantes donde uno se siente MÁS CÓMODO de lo normal, casi como en casa. Y eso, que es a veces pura ciencia ficción, cuando se hace realidad es como cuando haces amistad con la vecina de abajo y finalmente se ofrece a cuidar de tus hijos mientras trabajas; un hecho insólito y de película made in EEUU, pero un tesoro al fin y al cabo, una especie de lotería con la misma probabilidad del EUROMILLÓN.
    Así que sí a comer fuera de casa, pero sobre todo en sitios donde se considere a los niños un cliente, y una personita, más.
    Ea, cuanto tiempo sin comentar por aquí! ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he ido a un japo! Soy muy delicado con la comida. Hay muchos sabores que no me gustan. Y no solo sabores, soy un poco capullo con essos temas. Hemos tenido suerte que ninguno de los monstruitos es como yo.
      Si yo le tengo que dejar mis hijos a los de abajo... me tengo que ver realmente apurado.
      A ver a ver si encontráis uno parecido, porque es algo increíble lo que teníais.
      Vamos hablando!

      Eliminar
  7. Yo he descubierto también algún hotel no muy interesado en contar con niños... no me había dado cuenta hasta ahora.
    Tienes razón en que hay que seguir haciendo aquellas cosas que a uno le gustan y conservar así la salud mental y como bien dices, haciéndonos responsables de nuestros retoños; que en estos días de terrazas se ve cada show de nenes descontrolados y padres silbando bajito, mirando para otro lado.
    ¡Feliz vuelta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros últimamente vamos a bungalow o apartamento para estar más tranquilos, asi nos ahorramos bastantes problemas. Eso sí, cuando tenemos que ir a un hotel miramos sobre todo los comentarios de parejas con hijos. Eso da una idea...
      Hay alguno que si pudiera se escurriría bajo la silla y huiría reptando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Moi!!!! Que grande eres..... Te he extrañado!!!!!!!! Ahora ya volvemos a la normalidad.......... He de contarte una anécdota al respecto......... Disney paris, restaurante de las princesas, vecinos de mesa una pareja sin hijos que nos llamaron la atención porque gabi estaba tan emocionada que correteaba por la s mesas cuando veía a una de las princesas....... Mi cara no hace falta que te diga que fua a lo Belen esteban........ Joder... Estamos en disney y aquí son los niños los que vienen a disfrutar.... No me jodas!!!!!!!!!!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, y esos qué se pensaban? Es como ir a un puticlub a que te den abrazos. Venga, hombre...
      Te tengo que escribir! A ver si puedo mañana.
      Bea, tú puedes con el fumar y el cerograsas. Tú puedes!

      Eliminar
  9. ¿Pepito? Mejor no pregunto porque se llama así...
    Los restaurantes y el espacio para los carritos... Menos mal que mi Peque es tranquilo porque si no creo que eso de salir a que le diese el aire no podría haberlo hecho en el último al que fuimos. Bloqueamos el pasillo, que el carro no iba ni pa'lante ni pa'atras. Y nos llevamos varias miradas de esas poco child-friendly. Yo en ese sentido soy menos tolerante que tú: a los que me ponen mala cara (insisto, mi Peque es el santo Job), no les digo nada, pero les deseo con mi mejor Kharma un niño chillón y llorón en su futura descendencia.
    Te debo unas descripciones, lo sé, soy lo peor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea... yo no soy tanta fino, así que seguro que de mi no lo ha sacado.
      Hay cafeterías en las que directamente no hay forma de entrar, ya ni lo intentamos.
      Jajaja, tú no les dices nada pero yo sí, jejeje. Cuando mi paciencia se agota o me tocan el pepito es mejor que no haya nadie cerca.
      Tranquila, yo llevo casi un mes para enviar un mail...

      Eliminar
  10. ¿Chino? jajaja, no se me habia ocurrido. Nosotros experimentamos con italiano primero. Hablan tambien a un tono considerable, la comida a la peque le llamaba mucho, ver el horno de leña y el pizzero dando vueltas a la masa le entretenia mucho... :) Pero estoy contigo en que con ciertas “precauciones,” hoy dia salir con los peques a cenar no es tan complicado. Eso si, hay veces en que la cosa se complica por imprevistos como “el servicio tarda muchisimo y los niños se ponen histericos esperando.” “te tocan comensales que quieren comer como si estuvieran en el comedor de un convento, es decir en cuasi-silencio y pretenden que tus hijos sean muñecos,” etc. Pero nosotros salimos desde que era bien peque, y genial. De hecho ya le encantan la comida italiana, china, india... Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los spaghettis cuestan más de comer que el arroz. Además, cerca nuestro hay más chinos. Hay un italiano, pero yo diría que es una tapadera porque llevan unos trapicheos...
      Bueno, hay vecinos que son la leche también. Los hay muy quisquillosos que son un quiero y no puedo. Quieren servicio personalizado para ellos pero no pueden y tienen que pagar su frustración con los demás.
      Indio? No la he probado nunca. De hecho, no sabría localizar un restaurante indio cerca de donde vivimos. Supongo que los kebab no contarán, porque no soporto el olor...
      Bsos Jaio!

      Eliminar
  11. ¡jajaja! Me han encantado los argumentos a favor de los restaurantes chinos para ir con niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son un poco pobres, lo sé. Seguro que no saco ningún argumento nutricional para ello
      Bueno, sí, que el arroz nos gusta a todos.

      Eliminar
  12. Yo he estado practicamente desconectada de internet. Solo salí un fin de semana de Asturias, pero como el tiempo nos ha acompañado, la playa ha sido "mi hogar" y de momento sigue siéndolo por las tardes, excepto hoy que me ha tocado trabajar y acabo de volver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todo lo que sea salir de la rutina habitual siempre va fenomenal. Nosotros en breve nos vamos unos días, que ya toca.
      Salu2

      Eliminar
  13. Con Peque hemos ido varias veces a restaurantes y ha habido de todo...Días en los que se a portado de lujo, días en los que estaba insufrible...Y yo detesto amargarle la comida a los demás, así que dosifico mucho nuestras salidas, jejejeje...La clave es que el niño tenga hambre y no esté muerto de cansancio, con esas condiciones tenemos puntos para salir victoriosos!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son dos aspectos básicos. Pero no demasiada hambre porque como tarden mucho las consecuencias pueden ser nefastas. Tanto para nosotros como por los vecinos. Nosotros en verano salimos más, en invierno espaciamos más estas salidas, pero es que apetece estar calentito con la calefacción y la mantita...
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Estaba repasando las entradas ya publicadas en la primera semana de Iron Blogger y tengo que decir que contigo me he reído a carcajadas y, aunque no pueda aportar mi experiencia, sé sobradamente cuanta razón tienes.

    Estoy de acuerdo con la necesidad que planteas de seguir con las costumbres pre-retoños pues considero que la m(p)aternidad debe conducir a la reinvención, al autoconocimiento y crecimiento emocional, al desaprender para aprender... ¡Aunque nunca jamás a los votos de castidad y clausura!

    Seguid disfrutando en familia pese a los retos ;)

    ¡Nos leemos en el Iron Blogger!

    Un abrazo,

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel, encantado que te haya hecho gracia, porque de eso se trata. Bastantes cosas tenemos ya en nuestro día a día que nos lo hacen serio, pues esto es una vía de escape.
      La clausura a nosotros... estamos todo el día en la calle. Pagamos hipoteca solo para dormir, jejeje.
      Salu2

      Eliminar
  15. Ains Moi, lo que me río con lo que cuentas y no sabes lo que te lo agradezco, que a estas horas ya una no está para muchas tonterías, jajajaja. Cómo cambia la vida y el restaurante con niños, verdad??? Nosotros hemos hecho un grupo y las salidas a cenar o comer o simplemente el aperitivo solemos ir juntos, así que imagínate 5 parejas con 2 hijos cada una menos una que sólo tiene uno... es decir, total 10 adultos con 9 niños, hasta hace bien poco, 4 de ellos con carrito. Decirte que la gente nos mira mal y que a varios sitios ya no vamos porque no nos tratan muy bien, jajajaja.... pero una cosa te digo, allá cada uno, ellos se lo pierden. Y no se trata de molestar a los demás, que yo para eso soy educada... Yo también ando poniéndome al día de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vuestro si que es de ciencia ficción... nosotros casi siempre vamos solos
      Como mucho con una pareja que también tienen dos. Además tiramos mucho de terrazas. En invierno, hibernamos y casi no salimos de casa. Se está tan calentito con la calefacción...

      Eliminar
  16. qué bueno... y cuánta razón tienes!!!!!! lo que han cambiado nuestras salidas y... lo fácil que he olvidado lo que era el antes de los niños... es más... cuando vienen mis padres de visita y aprovechamos para una escapadita de "novios" ya ni siquiera sabemos estar en un restaurante tranquilo... y es que después de 4 años y medio con niños ya tenemos más que acostumbrado el radar "buscalugarparaniños"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que falta algo esas veces, no? A mi me pasa ahora que lo llevo al cole, que luego me voy con el pequeño y me falta algo.
      Además, estamos tan acostumbrados a estar con ellos, que parece que las conversaciones son diferentes y a veces, hasta forzadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Cuanta razón! Nosotros también buscamos sitios estratégicos en las cafeterías/ restaurantes, jajaja. Decir que son pocos los establecimientos preparados para ir con los peques, una pena...cuánto los echo yo de menos ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces cuesta, sí. Por eso casi acabas yendo siempre a los sitios que conoces y quizás por eso nos resulta más difícil salir de casa, para no tener que pasar por esta búsqueda.
      Salu2

      Eliminar
  18. Buenisimos puntos a tomar en cuenta!

    A mi me dijeron que la mejor etapa para salir con lso peques es cuando son recien nacidos, nada de bulla y podras salir con quien quieras, pero claro lo de child-friendly seria reutil. Donde coloco al recien nacido?!

    Cuando salgo a comer busco lugares donde minimo quepa el carrito del auto.A ver si un dia me animo a ir con mis dos peques a un restaurant mas de adultos. jiji! Adult-friendly los hay muchos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animate. Es más estresante que antes de tenerlos, eso seguro, pero también muy divertido. Además, cuanto más postergas la decisión, más te cuesta luego.
      Salu2

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...