martes, 30 de julio de 2013

Se acabó lo que se dio

Estoy escribiendo esto el día 29, 10 días después de la fiesta de la guardería y 6 días después de acabar las clases. Sí! La fiesta fue antes. Supongo que la organizaron el viernes porque normalmente es el día que más gente sale antes de trabajar, ya que no creo que sea porque al día siguiente no haya que madrugar. Con los peques, todos los días se juntan uno tras otro, no hace falta despertador. Lo que sí hace falta son unos tapones!! O unas bambas para salir corriendo sin mirar atrás.

Venga, va. Unos días antes nos dieron un papelito, que por cierto, me leí por delante y por detrás. Esto lo digo porque tengo el defecto (tengo muchisísisisimos), de leer sólo los papeles por delante. Así que muchas veces me pierdo la mitad de la información. Eso sí, a mi pareja me la conozco por delante, por detrás y por los laterales!
Yo prometo que en ese papel ponía que la fiesta empezaba a las 17:30 y que a las 18:45 había una merienda-cena en la que cada familia se llevaba lo suyoQuédate con esto porque es importante. Para el post, no para nada más.

Pidieron voluntarios para organizar la fiesta. Esto ya fue lo primero que me hizo gracia. Bueno, la palabra no es gracia, pero como soy cortito, supongo que se me entenderá lo que quiero decir. Mira, cuando pedían padres para acompañar a los niños a las excursiones, o a estar con ellos en alguna fiesta o actividad, sólo de nuestra clase había 7 u 8 padres haciendo cola, que hasta había que hacer sorteo. Pues oye, que ese día se apuntaron 2! Y no, yo no me apunté. Al igual que tampoco me apuntaba para las otras actividades. 

Seguimos. Estamos en España. Quién cena a las 7 de la tarde? Yo no sé lo que se hace en otras casas, pero en la nuestra, ésa es la hora de la merienda. Sino de la primera, sí de la segunda. Sí, somos de comer. No mucho, pero sí a todas horas.
Nosotros fuimos los 4, y nos llevamos:

- Botella de litro y medio con agua del grifo.
- Botella de pepsi de medio litro. Donde fui a comprar no había coca-cola, y bueno, la pepsi hacía el servicio.
- Bizcocho de pepitas de chocolate del Mercadona. De los baratos.
Ya está. Bueno, un plátano para el mini, pero eso no lo cuento.
Por la mañana había visto a una chica que me dijo que iba a llevar pizza y nuggets. Yo la miré extrañado (no por los nuggets, jejejeje) sino por la diferencia de tipo de comida.

La fiesta empezó como la del año pasado, entregando las "orlas" a los mayores y con Noe cantando y haciendo participar tanto a grandes como a pequeños. El estilo no es el mío pero nada que decir, es una fiesta para ellos, no para mi, así que lo único que puedo decir es que fue exactamente igual que el año pasado. Mismas canciones, mismas bromas, pero bien, haciendo participar, tanto a pequeños como a grandes. Ay! esos grandes... Ejem... esos grandes que los ves y hablas con ellos durante el año (o no te hablan) y ese día son la mar de simpáticos... No digo más porque no merecen más de mi tiempo.

La hora de la merienda-cena. Sancho (el papá de una amiga de Hugo) saca una litrona. Yo abrí los ojos como un dibujo de esos de los Looney Tunes. A ver, una litrona en una guardería? Me sorprendió, pero vamos, que me da lo mismo. Pero bueno, además de eso, Vanessa (su pareja) empieza a sacar: tortilla de patatas, tal cantidad de sandwiches para la cola del SEPE a las 8 de la mañana y una mousse. Una pedazo de mousse!!
Y el no va más, que me hizo recordar esta entrada escrita hace unos meses. Los papás de Claudia, que también eran 4 sacaron: varias latas de bebida, ganchitos naranjas, patatas, gusanitos, aceitunas, tortilla de patatas, tabla de embutidos, pinchitos y salchichas!!
Así es imposible. Yo es que no comí casi nada, porque estaba flipando con la mesa. Claro, nosotros con esa miseria que llevábamos (lo que viene siendo una merienda), y la gran mayoría con comida para sobrevivir a un holocausto nuclear.

Al rato, empezaron a poner música grabada. Y como no... le tocó el turno al gangoso. Porque eso del Gangnam Style es porque es gangoso, verdad? Porque Estilo de Gangster? Ja! Ése tiene de gangster lo mismo que yo de Brad Pitt. 
Pues eso, que ponen esa canción y llega el subidón. Todos los niños se levantan de la mesa y se van a bailar, algunos padres también se van y se ponen también a bailar, y yo me quedo en la mesa con toda la comida ahí para mi!
A mi el momento de ver a todos bailando me recordó a cuando tenía unos 15 años, iba a la discoteca y ponían esto:


Subidón subidón!
O ese momento, cuando a las 21:30 ponían las lentas e ibas ahí a pillar cacho. Sí, hay que reconocerlo. Al menos los tíos íbamos a pillar cacho, sino de qué íbamos a escuchar a Sergio Dalma diciendo: Esa chica es mía, casi casi mía, y tú ahí bajando las manos y estirando los dedos hacia abajo... En fin, lamentable visto desde la distancia.

Y a eso de las 8 nos fuimos. A cenar, claro! Que sobre las 9 en casa se cena, es como el chiste:

- Manolo, qué está haciendo tu mujer?
- Qué hora es?
- Las diez.
- Pues está en la cama haciendo el amor.
- Pero si tú estás aquí conmigo.
- Bueno, ella siempre dice que a las diez se hace el amor, esté yo o no esté.

El blog en general no lo sé, pero explicando chistes no tengo ninguna gracia...

Nota. El jueves habrá otro post sobre la visión más "formal" de este tiempo de guardería. Si lo hubiera puesto aqui hubiera sido interminable y no me lo hubiera leído entero ni yo.

martes, 23 de julio de 2013

Qué nombre os ponemos

Somos unos ansiosos.
Es que no tiene otro nombre. Es una de las primeras decisiones importantes, sino la que más a la hora de tener un niño. Si lo llamas Higinio, sólo puede ser sepulturero (algo muy digno y que no tiene paro), y si lo llamas BorjaMari sólo puede ser pijo. Si lo llamas Ataúlfo, pues el tío va y te escribe un libro.
Nosotros sólo pensábamos en eso.

- Qué hay de cena?
- Mireia con patatas.

- Dónde vamos el domingo?
- Podemos ir a Claudia, que hay un mercado medieval.

Te has dado cuenta, verdad, que los dos nombres son femeninos? No sé porqué pero nos era más fácil pensar en nombres de niña y estábamos bastante de acuerdo. Rectifico. Cuando oímos al padre de mi pareja decir Mireia, cambiamos rápidamente de opción. Si se pronuncia bien, suena bonito, pero pronunciado por él, un bocadillo de chorizo con huevos fritos y mayonesa era más delicado. La opción sustituta fue Elsa.

Pero como sabes, nuestro primogénito tiene pichurrilla. Espera un momento.
Sí, he ido a mirarlo y la sigue teniendo.
Lo que no queríamos:

- Nombres con diminutivos o variantes
Francisco: Fran - Francis - Frasco (toma del frasco, carrasco) - Paco (p'a comé) - Paquito (el chocolatero)- Kiko (como el de la Pantoja, ningún comentario más), etc. 

- Nombres "traducibles"
Si le ponemos Miguel es eso, no Miquel. Si le ponemos Pedro, no es Pere.
Si hasta un compañero de trabajo, muy para hacer la broma, como sabe que me toca las narices decía que el peque se llamaba Hug! En fin...

- Nombres absurdos
Con todos mis respetos, Arroba no es un nombre. Ni Arroba ni tantos otros que quieren ir de graciosos y modernos. Si quieren, que se lo cambien ellos, no a sus hijos.

- Nombres del Santo
Te la juegas. Te la juegas mucho.
En su caso, uno se hubiera llamado Potito y el otro Bertín. Lo primero parece una broma, y lo segundo viene a colación con lo siguiente que no queríamos.

- Nombres con rima fácil
Bertín, el que te da gustirrinín. Otros como Alberto el del culo abierto o Fernando el de los huevos colgando no era, para nosotros, una opción viable. Sí, ya sé que Hugo rima con tarugo o besugo. Pero a ver, siendo sinceros, la palabra tarugo está en el mismo nivel que guay del paraguay y dubi cantidubi. Si alguien la usa ahora es para hacerle una rima con su nombre y un lazo con sus brazos.
Y otra rima que se me ocurre con Hugo es besugo. Pues sí, estupendo estupendito.

Elegir nombre para un bebé
Con el segundo el tema fue mucho más complicado. Hasta que supimos el sexo del bebé, yo no me había ni preocupado. Elsa iba a ser el nombre de nuestra princesa (o nuestra ranita porque con nuestras caras...). Pero claro, como no nos podían poner las cosas fáciles, "aquello" tenía, y sigue teniendo una colita. 
Y por si acaso, a cada ecografía que íbamos lo preguntábamos. Por si nos librábamos del marrón de escoger nombre. Pero no, así que tocó hacer:

- Lista Moi
Unai, Max, Leo, Héctor, Otto, Gael, Axel, Asier

- Lista Cris
Pablo, Pau, Álex

Qué, alguna coincidencia? Pues no... Además, teniendo en cuenta que Pablo y Pau son el mismo nombre en castellano y catalán, pues no había demasiadas opciones.

Preguntarle a Hugo no era una opción viable. Por aquel entonces su entendimiento hubiera dicho Dora o Benny el torito. Y eso, bajo ningún concepto.

Así que tocó ir mirando webs y hacer otra lista con los más soportables para los dos. Hubo tres finalistas, Nico, Eric y Luca.
Luca nos parecía demasiado moderno. No es que vayamos con camisas a cuadros y mocasines, pero tampoco vamos de Bershka.
Nico nos gustaba. Nos gustaba. Peeeeero, uno de los dos progenitores pensó que no quedaba serio para cuando fuera a pedir trabajo. Ejem, a este paso como se queden en España, más que pedir trabajo van a pedir limosna.

Así que Eric, amore, ésa es la historia de tu nombre. Tiene algo más de miga que la de tu hermano pero como ves, es normalita, nada que ver contigo, un monstruito fuera de lo común. Y Hugo, corazón de coco, lo tuyo fue unánime. Como lo guapísimo que eres, que objetiva y subjetivamente, es "asín".

martes, 16 de julio de 2013

Te volví a sentir

El día amaneció tranquilo, antes de lo previsto, caluroso y radiante. Hoy iba a ser muy especial. Iba a ser el día de nuestro reencuentro.
Hace 3 años y medio que no estábamos juntos y eso se dejaba notar en el ambiente. Mis manos, otrora hábiles y auténticas expertas en explorarte, se habían convertido en torpes, dos apéndices exentos de imaginación.

Aún recuerdo nuestro último encuentro en enero de 2010. Ese día fue nefasto, estábamos nerviosos y no supe valorar lo que me ofreciste. No respondí bien. Me diste otra oportunidad una semana después y esa vez...

Durante este tiempo te he visto. Te he visto pero no te he sentido cerca. Veía como ibas haciendo nuevas amistades. Unos volvían, otros no. Unos te hacían sentir sucia y te chillaban. Otros te trataban como una reina, y tú les correspondías con tu pasión, tu emoción, tu voz. Dejando que se acurrucaran en tus brazos y siempre, siempre dando más de lo que recibes.

Hace unas semanas te vi y reuní el valor. Fue un encuentro fugaz. Pero esa fugacidad fue la que me hizo recordarte. Volví a impregnarme de tu olor, tus colores y tu sabor.
Quedamos el domingo por la mañana. Nunca lo habíamos hecho así, pero... tenemos que ser pacientes. Ver como va este reencuentro.

Tan nervioso estaba... Me puse mis pantalones, tu camiseta... Me lavé las manos, las 2. Quería tener las manos limpias para sentir de nuevo tu piel en su máximo esplendor. Una mezcla de suavidad y terciopelo. Bajo las yemas de los dedos sentí escalofríos. Tus curvas de nuevo. Esas curvas perfectas que anhelaba, que no supe encontrar nunca más después de nuestra última cita. Lo he intentado, créeme, pero nadie te puede igualar.

Ir al cine con niñosTe abracé. No pude disimular mi emoción al verte de nuevo, al entrar dentro de ti. Tanto tiempo... Nuestra cita duró 98 minutos. De una forma tímida, con temor a lo desconocido. Fue corta, muy corta para el tiempo que llevábamos sin saber el uno del otro. Intensa. Llena de risas, de confidencias, algún roce furtivo en la oscuridad. Me dejaste seco, y tenía que volver a beber para estar por ti. Esta vez no estábamos solos. Tú estabas con más gente, con desconocidos, y yo con alguien especial. Me preguntó quién eras. Se lo había explicado, pero no sabía como hacerlo para que notara todo tu ser. Hasta que él te vio también. Ver su cara, su emoción, su sonrisa... como te abrazaba y te disfrutaba me hizo recordar aquellas tardes y noches de fin de semana. Aquellos momentos compartidos. Los secretos y confidencias quedan entre nosotros. Sé que nuestra relación no puede ser igual. Han pasado tantas cosas... Sin embargo, puede ser mejor, más madura, más espaciada en el tiempo sí, pero más sentida también.

Me encantó verte, sentirte. No has cambiado nada. Yo en cambio soy diferente. Estoy diferente. Sigo siendo el mismo al que conociste hace ya tanto tiempo y que se emociona y disfruta cada vez que te ve, que te siente. Poder estar tranquilo, feliz, relajado. Lo que me haces sentir es una amalgama de sensaciones, que consiguen elevar todo mi ser a una dimensión desconocida y por suerte recuperada.

Me quedé con ganas de más. Llenar cada milímetro de mi cuerpo con tu magia. Desde aquí te digo lo que no pude expresarte con palabras, ya que mi acompañante necesitaba de mi. Y mis palabras son: hasta otro día, CINE.

jueves, 11 de julio de 2013

La Maternidad de la A a la Z. P, de Pizza

Siguiente entrega de este Carnaval de Blogs.


La Maternidad de la A a la Z

Hoy me salto mi regla autoimpuesta de ir con el abecedario en el sentido inverso, tal como lo estoy haciendo. Por qué? Pues porque me apetece. Tampoco hay que darle más vueltas. Así que esta semana, la P. Supongo que la mayoría de personas normales esperará palabras como padre, perdón, paciencia, primerizo, parque, etc. Pues como yo normal lo soy, pero a veces se me va un poco la cabeza, mi palabra elegida ha sido pizza. No le hacemos caso a la RAE para su significado, vale? Creo que no es necesario. 

En un momento de mi vida la pizza era mi alimentación principal. Yo no comía lunes-arroz, martes-macarrones, jueves-paella. No. Yo comía lunes-pizza jamón y queso, miércoles-pizza margarita, sábado-pizza pepperoni. 
En otros momentos fue CUR. Sabes lo de la luz, verdad, eso de Tarifa de Último Recurso? Pues aquí igual, pero cambia la palabra Tarifa por Comida. Si no apetecía cocinar o no teníamos nada, pues en el paqui siempre había algo.
También existió la etapa en la que ir a cenar pizza era bueno. Muy bueno. Porque eso significaba que no tenías demasiado dinero (si tenías dinero te ibas al Tiro), pero tenías compañía femenina. Habías quedado con esa chica que te gustaba y te sentías como SJP al ponerse los Manolos.
Sé que para otros la pizza significa una reunión de amigos y/o familia viendo la tele, sobre todo partidos de fútbol. Pero como alguno ya sabe, a mi ver los partidos me aburre soberanamente, pues nada.

Pero... ahora viene cuando esto cambia y es que te conviertes en padre. Y qué pasa con la pizza? Pues que de la noche a la mañana se convierte en el mejor recurso educativo posible.
Noooooooooooo, no me he vuelto loco. Deja que te explique, y luego me llevas la contraria si quieres.

- Te enseña a negociar
Tienes un montón de papelitos de publicidad que te envían y tú quieres pedir la pizza a un sitio, y tu hijo o hijos quieren pedirla donde "dan" peluches! Unos peluches que los ha hecho un chino con los ojos bizcos, porque tela lo feos que son. Tú, en cambio, quieres los que te cobran la coca-cola de litro a 1 euro. Pues venga, empieza la negociación. Porque lo que no harás, será llamar a quien a ti te dé la gana diciéndole a tu hijo que has llamado a la pizzería del peluche y cuando no lo traigan, le echas la culpa al repartidor. Verdad?

- Aprendemos los números
Bien, esto ya no sé si es más para ellos o para nosotros. Sólo me pasa a mi que en el catálogo o en la tele pone un precio y luego te acaba costando el doble? Te dicen: pizza mediana 7,95. Y claro, luego le añades 1 euro porque te la lleven a casa. Otro 1,50 para que la masa sea la clásica, otros 2 euros porque tienen una promoción para que el jamón dulce no esté chupado antes, bla bla bla. Y al final acabas y dices: joder, me hubiera salido más a cuenta ir al Tagliatella!

- Aprendemos los sonidos
Aquí aprendemos a distinguir nuestro timbre. Sí, digo bien. Yo no sé por qué, pero en nuestro bloque hay un gran problema. Resulta que tenemos un vecino que... bueno, tenemos un vecino. Vamos a dejarlo ahí. Éste pide pizza, bueno, su hijo y pican al timbre Piiiiii (con esos puñeteros sonidos que les han puesto a los timbres) y tu hijo te dice: han picado, vamos a abrir. Y aunque no es así, él, cabezón que sí, que hay que abrir!
Y cuando no, esa manía que tienen los repartidores de equivocarse y picarnos a nosotros. Bueno, manía o que en el curso de formación que les dan, ésa es una materia obligatoria. Pican abajo y es que ya ni nos movemos del sofá, de la mesa o de al lado de la lavadora porque sabemos que nos es para nosotros. Hasta el monstruito grande lo sabe. Si llaman al timbre y es viernes no se abre porque al tont (vecino) le toca pizza.

- Aprendemos los colores
Cuando viene el chico de la camiseta roja es de una marca determinada. Cuando viene el chico de la camiseta azul es de otra. Y cuando viene el de la camiseta verde es de la otra marca.
Además, si conseguimos que se quiten el casco de la moto (deben tener una cláusula en el contrato que se lo prohíbe), podemos encontrar diferentes colores en ellos, blanco enfermo, morados, amarillos, marrones, etc.

- Aprendemos las formas
Piénsalo. Coges la caja cuadrada. La abres y descubres una pizza redonda. Y normalmente ya viene precortada. En qué forma? Exacto! En triángulos.
Aquí ya tenemos las formas básicas que están todos los juguetes. Y ... sin música. Lo hemos conseguido, un "juguete" para explicar las formas que no viene con la dichosa melodía que les ponen a todos, na nanana na na ná...


Hasta aquí las cosas más básicas que aprenden los peques. Y como ves, con una simple pizza. El inconveniente que le veo: pues que es un juguete tipo perecedero, no dura siempre. Bueno, aunque bien pensado, los otros tampoco. Y mejor que se acabe la pizza, porque algún trozo debajo del sofá de algún piso de estudiantes tiene vida propia. Entonces ya le podríamos enseñar física, química e historia universal.

martes, 9 de julio de 2013

Invitado a Postear III - La vuelta al curro

Segundo martes de mes, y en esta ocasión la persona invitada a escrbir ha sido Laura, la mamá de Leo y Max. Los nombres de sus pequeños son dos de las opciones que teníamosa para llamar al mini-monstruito. Pero... no pudo ser. Os dejo con lo que ella ha querido escribir:

Si todo va bien y el papá de los monstruitos publica mi entrada el 9 de Julio, ese día será mi segundo día de trabajo tras la baja de maternidad.

Ahora mismo aún queda un mes por delante y poder disfrutar de mis hijos (escrito en junio), pero me es inevitable pensar en mi trabajo porque estoy preocupada, y sobre todo me pongo muy nerviosa. Dudando entre varias cosas que tenía en mente, finalmente me decidí por escribir sobre mi situación laboral, porque hace mucho tiempo que quise hacerlo en mi blog, desahogarme un poco y no lo hice por miedo. Pero la necesidad de contar lo mío tengo que hacerlo.

Llevo 8 años en una empresa y tengo un jefe bipolar. Tratar con él es muy dificil, porque lo mismo llega por la mañana contento porque el día anterior ganó su equipo de futbol y se queda contigo 1 hora hablando de ello, o a los cinco minutos te está gritando porque le has perdido un documento que le entregaste ayer y no lo encuentras, pero lo has perdido tú, no él... Cuando empecé a trabajar, tenía 19 añitos. Era inocente, tonta también... hablaba mucho y no dudaba en contar cosas personales a mi jefe si me preguntaba: novios, fiestas, etc. Así que evidentemente, y por mi culpa, él cogió una confianza conmigo muy grande para tratarme como si fuera su hija, regañarme como si fuera su hija, opinar de mi vida como si fuera mi padre.
Con el tiempo cambié mi actitud y dejé de contarle nada, pero hoy en día, no se corta un pelo en decirme cosas como, por ejemplo después de haber parido e ir a buscar los papeles de la baja, decirme: ¡ostia, si que tienes tetas ahora! o ¡qué culo se te ha puesto! Para que veas el tipo de confianza que se gasta conmigo, y para que me diga esas cosas yo nunca he dado pie, una cosa es contar cosas de mi y otra es opinar sobre mi cuerpo. Entonces, ¿qué hago yo? Lo único que he tenido narices de hacer es mirarle mal y decirle: vale ya...

En mi oficina hay cámaras de vigilancia que nos apuntan directamente a la cara. Eso es ilegal (fuimos a hablar con un abogado). El jefe las maneja desde su casa, su despacho y  su móvil. Una empresa que no maneja dinero, a la que no entra gente porque es privada y hay que llamar para acceder... Incluso sospechamos que hayan micros, porque muchas veces no está mi jefe en la oficina y sabe muchas cosas por las indirectas que luego te hace. ¿Os parece normal? ¿No tiene que haber intimidad? Hasta tenemos miedo de que detrás del espejo del baño se encuentre ahí una cámara también... porque de él me espero cualquier cosa.

El año pasado, nada mas enterarme de mi embarazo de Max, me peleé con mi jefe. A grito pelao. Yo le tiré en cara lo de las cámaras y muchas otras actitudes de él sobre mi, y sobre mis compañeras. Si supieras como me gritó... Me decía que él en su casa podía poner cámaras y hacer lo que quisiera, que quién me creía que era yo! Y bueno, tan altos eran los gritos que me entró un ataque de ansiedad y salí corriendo literalmente de la oficina para relajarme. Llamé a mi marido, a mi cuñado, los dos querían venir a pegarle. No digo mas.
Podría seguir contando mil cosas de él, pero para contar la última, diré qué es lo que hago yo en mi trabajo. Resumiendo, nada.

Cuando me quedé embarazada de Leo en 2010, mi jefe buscó a la que sería mi sustituta durante mi ausencia, o eso creía yo. Cuando me volví a incorporar en abril de 2011, mi sustituta seguía allí. Pensé: bueno, cuando se le termine el contrato se irá, digo yo. Pues no. Estamos en 2013 y aún sigue allí. Es una mujer de 50 años y no tengo nada en contra suya, por culpa de mi jefe desde que está ahí está con antidepresivos... pero, no se va porque, como a todos le hace falta el dinero.
Firmé mi reducción de jornada, quedando en acuerdo que en enero de 2012 recuperaría mi jornada completa. Aparte de que cuando se le terminó el contrato a mi sustituta la renovó, a mi me dijo que no había faena para todas, que tenía que quedarme así. ¿Qué estúpido verdad? Lo mas normal es que si van mal las cosas, y te sobra una trabajadora, ¿por qué renuevas a la única que no está fija?

Reincorporación-al-trabajo-despues-de-baja-de-maternidadEl tema de mi jornada es uno, pero para mi el más importante es que no hago nada de nada. Él me describió que ahora yo era el comodín. Que ayudara a las demás si tenían mucha faena. Pero lo que suelo hacer es pasearme arriba y abajo, calentar la silla. No te puedes imaginar lo frustrante que es, porque con 27 años, estar un lugar trabajando, sin sentirte que vales nada, que no te sientes realizada, pensando en un futuro que no ves, que si tu vida laboral siempre será así... Porque ahora mismo no me la puedo jugar. Lo paso mal, de verdad, porque una gran parte de mi vida está desperdiciada y no tiene sentido.
Así que mi preocupación por la incorporación es ésta. Porque no voy a trabajar, me voy a la cárcel, y porque a veces creo que para hacer lo que hago, dejo de trabajar, pero no puedo. Supongo que muchos como yo, seguimos trabajando con los pantalones bajados. Por desgracia, estamos ahora en una época que hacen con nosotros lo que quieren.

Bueno, no quiero hacer esto mas largo, porque podría tirarme horas hablando de muchas cosas. Gracias Moi, por dejarme hablar de lo que quiera, espero que alguien me de ánimos porque la verdad que los necesito. Un abrazo y gracias otra vez. ¡Deseadme suerte!

miércoles, 3 de julio de 2013

La Maternidad de la A a la Z. T, de Teletipo

Siguiente entrega de este Carnaval de Blogs.

La Maternidad de la A a la Z


Y siguiente letra del abecedario en el sentido inverso, tal como lo estoy haciendo. Esta semana la T. Con esta letra voy a elegir Teletipo: mensaje transmitido por un aparato telegráfico.
Creo que la primera vez que oí esa palabra fue a Perry White. Supongo que la mayoría no sabrá quien es. Pues sencillo, el editor jefe del Daily Planet. Tampoco? Vale... el jefe de Superman. Bueno, para ser exactos, de Clark Kent.
Por lo tanto, yo siempre había asociado esta palabra a los periódicos y como mensajes cortos, un par de detalles más que el título de la noticia. Pero resulta que soy padre, y esto cambia un poco.

Teletipo. Dícese del especímen de menos de un metro a las 07:21 am. Se podría decir que es un tipo (que no tipejo), pegado a una tele. Hay que ver! No hay fuerza humana ni sobrehumana capaz de despegarlo de la tele cuando están dando la Peppa Pig o similar.
Es que te pones ahí delante a ponerte los zapatos y te dice que te apartes!
Creo recordar que hasta un día conseguí comerme yo solo una tarrina de chocolate. Sí, mis horas de comer helados son muy tristes. O a primera hora de la mañana cuando es un teletipo, o aprovechando alguna hora de su sueño. Ése es MI momento.

Teletipo. Dícese del especímen de menos de un metro a cualquier hora del día en que está en casa y la tele apagada. Sí, a veces conseguimos que la tele esté apagada. Ve su reflejo y dice: mira qué tipo tengo! Ahí el tío sacando barriga! Y como no sabe inflarla, se encorva, se encorva y Puuum! La Ley de la Gravedad: le pesa tanto la cabeza que se acaba cayendo. Suerte que al parquet no le pasa nada. Y a él menos. Se levanta, ríe y dice: qué cabeza tan grande tengo!

Teletipo. Dícese del especímen de me... No! Aquí la cosa cambia un poco y se asemeja más al significado original. Aunque con matices, claro.
A ver. Yo tengo un defecto. Bueno, realmente tengo varios. No soy como aquel chico que vio un día mi pareja en la calle que iba hablando con su pareja:

- Cariño, eres perfecta
- Ah sí?! No tengo ni un defecto?
- Bueno, sí cariño, tienes 2, pero no son importantes
- Ah sí?! Cuáles son?
- Tus defectos son la cara y el cuerpo!

Y hasta aquí mi momento Marianico el Corto.

Bueno, a lo que íbamos con uno de mis defectos, soy bastante dejado en las relaciones sociales y a veces un poco seco. Y seco no como el fuet, sino seco de poco hablador. Es por eso que cuando me preguntan por los peques, yo suelto teletiposEs decir: pues están bien; hemos estado en tal sitio y se lo han pasado bien; están malos pero ya se les pasará; comen de todo...
Hay otras personas que cuando les preguntas: cómo ha ido el fin de semana? ó, qué tal estás?, te lo cuentan!! Hay que reconocer que estas preguntas en la mayoría de los casos son de cortesía, sobre todo entre conocidos o compañeros de trabajo, y quién las hace no espera que le expliques tu vida en verso. Y si tienes hijos, hay quien irremediablemente acaban hablando de los peques. Es superior a ellos. Y sabes qué? Que me parece estupendo! Si no les parece bien, que hagan preguntas más concretas.
Y tú, qué tal estás?

lunes, 1 de julio de 2013

La familia se va de vacaciones

Como alguno sabe, estos días hemos estado de vacaciones, así que en el post de hoy es casi obligado que hable de ellas. Pero como a mi no me gusta ver las fotos de los demás como si fuera eso una obligación ya que se convierte en una tortura, voy a intentar no dar la brasa y hacerlo entretenido.

Después de 32 años, he entendido a Loquillo. En concreto una de sus canciones: yo para ser feliz quiero un camión. Que alguien me lo confirme, pero este tío escribió la canción mientras llenaba su Simca 1000 de maletas. De verdad... tenemos un coche familiar, pero vamos, que difícil! Bajamos las maletas, la trona, juguetes, mochilas, cajas con comida y utensilios, carro... y me planto ahí, con el maletero abierto y yo mirando con cara de gi... con mi cara. Le digo a mi pareja: oye, que voy un momento a casa de mi madre. Ella claro, me dice que ya sabe que nos íbamos. Yo en ese momento no la entiendo, sé que mi madre lo sabe, además está trabajando. Yo a lo que fui era para coger la Gameboy.
- Me estás mirando con cara rara?
Pues no lo hagas. Tiene una explicación, y es que ahí tengo el Tetris! Juego totalmente necesario para encajar piezas. Y qué necesitaba encajar yo? Exacto, las maletas! Así que cuando regresé al coche, eso ya era otra cosa, ya estaba preparado para colocar todos los trastos (a los niños incluidos). 30 segundos y a iniciar el viaje.

Fuimos a un camping de un pueblo de Tarragona. 4 noches, 400 euros. No hace falta que diga a cuánto salió la noche. Eso espero, sino quizá es el momento de coger un libro. O una calculadora, mejor.

- Instalaciones
Como he puesto el enlace del camping, no voy a decir lo que sale ahí, sino lo otro, lo real.
La animación dentro del camping muy bien. Aquagym en la piscina, un mini-club para los peques, pistas de deportes, actividades para los niños y los adultos algunas noches, etc.
Vacaciones con niños en un CampingLos precios, tanto del supermercado como del bar del camping, aunque eran más elevados que en un super de pueblo, era razonable. Al menos era más barato que en algún sitio donde hemos ido de vacaciones en Francia, que te cobraban las hamburguesas como si fueran entrecots redondos.
Los bungalows, pequeños, como muchos, pero para unos días ya es suficiente. Yo creo que Ikea se ha inspirado en los campings a la hora de aprovechar el espacio. Para llegar a ellos, quizás fue lo peor. Demasiadas escaleras y todo muy empinado, así que era un poco caos a la hora de movernos con el carrito. A mi se me cayó una botella de coca-cola rodando y se convirtió en un sifón. Y a mi pareja se le cayó el culo al suelo, pero nada grave, no se rompió el suelo, jijiji.

- Agua
El mini no disfrutó demasiado en la piscina, que era muy grande. Es como yo con el agua a los 18 años, el agua para los floreros. Bueno, 18, ésa es la edad legal para beber alcohol, así que es lo que tengo que poner públicamente. Si habláramos en privado... en fin, juventud. Suerte que cualquier tiempo pasado no siempre fue mejor. No me crees? Te dejo algún ejemplo:

- Jesús Vázquez en Hablando se entiende la Basca; o Agustín Bravo en el Telecupón.
- Leticia Sabater en... Leticia Sabater en general.
- Hombreras, chorreras, camisas arrugadas a propósito, etc. Nuestras fotos antiguas son de cárcel.

Eso sí, en la playa (estaba a 50 metros)... yo no sé para que llevábamos juguetes, si ya estaba él. Pobrecillo, lo enterramos, le hacemos volar como si fuera una cometa, lo utilizamos de termómetro del agua, etc. Cuando sea mayor nos va a dar una paliza y con razón.

- Arena
Creo que el sector de la construcción ha tenido un repunte de actividad gracias a nosotros. Los castillos y túneles, circuitos, toboganes y agujeros han sido una constante. Bueno, también chabolas, porque algunas construcciones no hubieran obtenido la cédula de habitabilidad. Bueno, como algún edificio de mi pueblo, que parece que lo haya construido la familia monster.

- Petardos
Era San Juan, y como es tradición, toca coca y petardos. Y para susceptibles y malpensados, aclaro: comer coca y tirar petardos (de los que hacen pum, y alguno PUUUUUUUUMMMMMM).
Lo pasamos genial fuera del camping tirando y pisando las cebolletas. Las cajas se acababan enseguida pero la cara de los dos, sobre todo del grande, aún perdura.

- La vuelta
Lo peor!! Aquí lo siento pero no puedo ser demasiado original. Que se han hecho cortas, que si estábamos muy bien sin horarios ni obligaciones. Vamos, lo mismo que todas o casi todas las familias del mundo mundial. Eso sí, contentos porque volvimos por la N-340 y no pagamos peaje!! Algo muy difícil en Catalunya, en que para ir del comedor a la habitación, del pasillo de casa te sale un tío que te cobra. Seguro que el Gretzky ése (es un ente paranormal que vive en casa de los Muy) es cobrador de peajes.

Ea, ya está más o menos nuestras vacaciones. Espero que el post se haya hecho entretenido, y que si puedes, te sirva para tener una opción más para pensar en tus próximas vacaciones. Personalmente, ahora mismo con los niños, creo que un camping es la mejor opción para unos días de playa, pero como siempre, que cada uno haga lo que quiera. Lo que es bueno para nosotros, no tiene que ser igual para los demás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...