martes, 7 de mayo de 2013

El descanso de los monstruitos - I

Durante el primer sorteo que realicé a principios de abril, pedí temas que pudieran interesar para que hablara de ellos bajo mi punto de vista. Raquel, de El Blog de la Grula fue la ganadora de este sorteo, y sugirió que hablara sobre el tema del sueño, ya que le preocupaba porque su BB no lo llevaba muy bien. Y ya sabemos todos que si ellos no lo llevan bien, los adultos tampoco. Bueno, habrá quien ya puede haber una guerra nuclear que no se entera, no? Por suerte, por lo que leí el otro día, ahora lleva una temporadita mejor; crucemos todos los dedos para que siga así.
Además de Raquel, también La princesa guisante se interesó por este tema, así que ahí vamos, a ver si no me caen demasiados palos…

Hugo empezó durmiendo en el moisés (no encima mío, aunque a veces sí…), sino en el capazo ése ovalado. A los 3 meses lo llevamos a su habitación, a la cuna. Qué malos padres, no? Llevarlo a su habitación tan pequeño… Pfff, a ver, cuestión de practicidad. Si no cabe en el moisés, pues a la cuna. Y la cuna dónde estaba montada? Pues en la habitación, dónde sino. Yo no sé las habitaciones de los demás, y sobre todo las puertas, pero vamos, por las nuestras no pasa una cuna montada para ponerla al lado de la cama. Además, tenemos 80 cm. en un lado y 45 cm. en otro, así que milagros los justos. Y os aseguro que no me iba a poner a desmontarla. Esa cuna no era de Ikea, así que no me atrevo. De Ikea te monto lo que quieras porque están las instrucciones, pero de otros sitios, no. Así que lo dicho, a la habitación con la cuna. Y en septiembre 2012 (antes que naciera Eric, creemos que debía ser con antelación suficiente) a la habitación de los monstruos. Nooooo, es que tiene vinilos de superhéroes, y él los llama monstruos!! 



Y con Eric vamos por el mismo camino. 3 meses en el moisés en nuestra habitación, y después ya en la habitación de la cuna. Y por ahora ahí sigue. 



Por qué no los hemos puesto juntos, dirá alguno… Muy sencillo. Por norma general, un bebé llora durante la noche porque tiene que comer, está sucio, le salen los dientes, tiene ganas de juerga, etc. Todos de acuerdo? Teniendo en casa dos habitaciones vacías, no me apetece que el pequeño de 3 años se esté toda la noche despertando por su hermano. Cuando el mini-monstruito sea algo más grande, ya no se despertará, o no tanto (por favor, que así sea…), y entonces decidiremos. Los pondremos juntos? No lo sé. Lo tenemos que hablar entre todos los miembros de la unidad familiar. Y digo bien, entre todos, ni uno más ni uno menos. Mi idea ahora mismo, aunque puede cambiar ya que además no lo he consultado con las otras partes implicadas, es comprar una litera para poner en la actual habitación de la cuna. Si quieren dormir ahí siempre los dos, estupendo. Si quieren dormir los días pares, estupendo. Si no quieren dormir nunca juntos... pues menos estupendo porque será una compra absurda, pero da igual, le quito el somier y le pongo un escritorio debajo o ya se me ocurrirá algo. 



Algún otro puede decir que por qué no duermen con nosotros. El famoso colecho. Si se despiertan por la noche y vemos que no se van a dormir en su habitación, se vienen a la cama. Da igual quién sea, se vienen y punto. Si estamos los 4, bien. Y si alguno de los 4 no cabe, porque hay uno que se cruza, pues al que le molesta ya sabe dónde está el sofá. Pero por norma general no hay colecho, aunque no está prohibido, ni mucho menos. Cuando sólo había un monstruito las siestas solían ser conjuntas. Ahora ya no, pero es porque no hay forma de cuadrarlas!! 
Puede que por ser muy dormilones, pero el comer y el dormir es algo básico en nuestra casa. Porque si no comes o duermes bien, el mal humor puede ser brutal. Y si no trabajas, de acuerdo porque tendrás tus momentos de descanso en otro momento, pero si lo haces, es necesario para luego aguantar tantas horas según qué caretos. Además, es mejor padre o madre quien practica el colecho? No creo. Simplemente ha tomado esa decisión y ya está. Cada persona necesita su espacio y su distancia de seguridad. Sí, distancia de seguridad, lo mismo que los coches. Quien no haya dormido conmigo o con mi pareja (espero que la grandísima mayoría en ambos casos) no sabe lo que nos movemos, tanto nosotros como las almohadas. Ríete tú del Mira quién baila… 

Hábitos y rutinas de sueño. Lo explicado aquí es por norma general, aunque evidentemente, hay días en que no es así. 

Aquí, como cada uno es una persona diferente, lógicamente tienen sus diferencias. 

Empezaré con el pequeño porque es más fácil, ya que además, por ahora siempre es similar. Duerme una media hora por la mañana y otra media hora por la tarde. La siesta de la tarde, de lunes a viernes es de 15.55 a 16.25. El niño coge energías para cuando vamos a recoger a su hermano a la guardería. Dirá: voy a dormir ahora, que luego no me deja y tengo que estar descansado para aguantar el chaparrón
Por la noche lo ponemos a dormir en el colchón y ahí se queda con los ojos abiertos hasta que se duerme. Se despierta unas 2-3 veces, casi siempre para comer. Come y se duerme en su habitación. Hay veces que no, que quiere quedarse en nuestra cama. Ningún problema, se queda y punto. Tampoco le damos más vueltas al tema. 
Se duerme así, a pelo. Ni mantita, ni muñeco, ni ritual, ni nada… Además, cuando está despierto y tiene sueño pero no se puede dormir, se empieza a echar para atrás y dar cabezazos. Es su forma de decir: Ola k ase, me llevas ya a la cama

Y ahora el grande. Ay… que mal lo hemos pasado… Os acordáis de su primera noche? Seguro que no, porque casi nadie la leyó, así que os dejo enlace por si queréis leer el post (son 2 minutos máximo). 

Trucos para dormir a los niñosCuando era bebé estaba dos horas despierto y otras dos dormido. De día y de noche. Vaya ratitos pasábamos… Esto fue evolucionando, y según crecía, dormía 3 horas y otra hora despierto, 4 horas y 1 hora despierto… Así hasta el año, que ya dormía del tirón. La primera noche que durmió del tirón, nosotros no! Estábamos superpreocupados, pensábamos que le había pasado algo, íbamos cada 20 minutos a la habitación a ver si respiraba…

Además, durante muuuuucho tiempo se levantaba a las 5.30 am. No, no me he equivocado de número. Se dormía sobre las 9 de la noche y a esa hora ya estaba fresco. Que lo pusiéramos a dormir más tarde y así se despertaría más tarde, he escuchado? Sí, y los cerdos vuelan… Daba igual a la hora que se durmiera, que esa era su hora de amanecer. Ni que el niño tuviera que hacer el kikirikí… Esto también cambió. Ahora ya son las 6:45 la hora habitual. De lunes a domingo. Di que sí, yo hace años que no escucho el despertador. 

Y aquí me gustaría decir explicar algo sobre el “ponerlo a dormir”. 
Eso de ponerlo a dormir no lo entiendo. Uno se duerme cuando realmente tiene sueño, no cuando otro quiera. Porque claro, luego estos mismos despiertan a sus hijos sí o sí cuando vienen las visitas para que los vean despiertos. O ya no solo visitas… Viene el tío del niño y toca despertarlo, aunque el tío venga 3 veces a la semana ya que tiene que verlo despierto siempre. Un buen ejemplo de adulto, sí señor. Tú haz que los otros estén despiertos, pero que nadie te toque a ti tu sueño. Y luego el padre o la madre de la criatura se quejará que su hijo no duerme cuando le toca. Quizá si no lo despertaras cuando a ti te sale de las narices… 
No tenía muñeco para dormir aunque sí una mantita (realmente era una toalla de bidé) a partir de los 9 meses o así. Se tranquilizaba tocándola, así que se la dejábamos. Daba igual que fuera la siesta, cuando bajábamos a la calle con el cochecito… Hubo un momento que parecía una obsesión. Se la llevaba a la guardería porque él duerme ahí, e iba todo el rato con la toalla. Pobre, que mal lo llegó a pasar en la guardería (eso ya lo explicaré, que da para mucho). Hasta que un día decidimos todos que no podía ser que estuviera siempre con la mantita por casa. Era exclusivamente para dormir y la dejábamos en la cama. Ahí ya no se acordaba y dormía sin nada. Hasta que un día apareció de no sé donde (es que no sé donde salió, de verdad) un muñeco del Winnie the Pooh. Y cada noche se duerme con él. 

Cuando era bebé y lo poníamos en la cuna para dormir, no había forma. Ni cantándole con mi voz melosa:
Hay que crecer para dormir
hay que dormir para crecer

Hasta que un día lo pusimos en el sofá, más concretamente en mi querida chaise-longue y ahí se durmió. Tras varios días comprobando que ésta era la tónica habitual y lo que le iba bien, dijimos: pues que se duerma en el sofá, y cuando lleve un rato y tenga el sueño cogido, lo llevamos a la habitación
Todo esto nos ha funcionado hasta hace unos meses, que ya tiene un peso. Y claro, mover un peso muerto del sofá a la habitación es un engorro. Así que un día nos fuimos al Carreful y compramos la lámpara de los cuentos y el libro de dormir. Y ahora, después de cenar, ver un rato la tele y hacer el todos (nos damos todos juntos besos y abrazos y nos damos las buenas noches, diciendo que tenemos que soñar con los angelitos y con cosas bonitas), vamos a la habitación. Ahí le leo un cuento 2 veces y me quedo un ratito. Beso de buenas noches, a él y a su Winnie (quién me iba a decir a mí que con 32 años le iba a dar un beso a un peluche y darle las buenas noches…) porque sino no puede dormir. 

Y como digo cuando acabo el cuento: cuento contado, cuento acabado. Hasta mañana, que seguiré con esta entrada y hablaré del método utilizado... 

28 comentarios:

  1. Ah, la chaise-longue, que yo creía que iba a ser mía para siempre, y mi Peque, como tu Hugo, también se la ha adueñado para dormir.
    Yo también creo que los niños tienen que dormir cuando tienen sueño. Así que ahí estamos, trasnochando. Pero no le puedo culpar, porque sus padres también somos trasnochadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a veces la he intentado recuperar pero no hay forma. Estoy deseando comprar otro sofá algo más cómodo, pero bueno, cuando crezcan un poco y ya ni salten, ni lo vomiten...
      Nosotros lo contrario, somos mucho de dormir prontito, a las 10 ella se va a la cama y yo sobre las 11, cuando acaba alguna serie que de verdad me interesa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. En casa nos salió tan bien la jugada que todavía no me lo creo. Hasta el año y poco estuvo en nuestra habitación con colecho y a partir de aquí se fue derecho a su cama. Cuento, besos y abrazos y a dormir la noche entera! Siempre hay el día que se despierta y se viene a nuestra cama para ocupar el doble de espacio que un adulto, pero no es lo habitual... Vaya que somos esa típica familia que tanta rabia da: "Pues a mi me duerme toda la noche" :P
    En junio va a nacer el segundo fredolic y me parece a mi que se nos acaba la alegría...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros ni nos lo planteamos, como he dicho, nos movemos una barbaridad, y claro, siempre tienes el miedo, y no había forma humana de acoplar otra cama a la misma altura en esa habitación.
      Eh! pues sí que da rabia, sí... ;). Unos durmiendo y otros durante 365 días con más ojeras que la Esteban. Es broma, es suerte, cada niño es un mundo aparte, ya que todos tienen su personalidad y su forma de hacer.
      A ver si me pongo pronto con una entrada con mis sensaciones y pensamientos ante la llegada del segundo.

      Salu2

      Eliminar
  3. El tema del sueño ha sido un infierno para nosotros, sobre todo con Grandullón, que parece un clon de vuestro Hugo. Hasta el año, nada de dormir del tirón.., y sigue despertándose a las 7:00 a piñón fijo. Comino se ha visto arrastrado por su hermano y se despierta a la misma hora; comparten habitación porque no hay más remedio (aunque les encanta, eh?) y en IKEA no ha y literas de 60x140. De bebé tampoco es que fuera un lirón, pero para nosotros dormir tres horas seguidas hasta el año era una bendición... Y alucinante, lo metáis en la cuna y no decía no miau, cuando su hermano apuntaba maneras de tenor.

    Lo del colecho lo hemos dejado a su libre albedrío siempre... Pero como ambos son unos mamones, la mayoría de las noches la pasaban en nuestra cama, porque eran de tomar teta cada hora.

    (.......) Los devastadores efectos de la falta de descanso y sueño dan para un manual de psicología. Vamos, que SantoVaron puede convertirse en Demonman cuando menos te lo esperas... Y no te cuento yo...

    Eso vamos a reservarlo para mi primer cumpleblog, cuando me hayáis cogido cariño y me lo pueda permitir ;)))

    Un abrazo! A ver mañana esos métodos "infalibles"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyx, que vamos a descubrir que SantoVaron también tiene otro lado. Bueno... como tod@s...

      Duermen poco, pero... a qué son los más bonitos del mundo mundial? Si es que el que no se consuelta es porque no quiere.
      Nosotros si compramos las literas ya serán las grandes directamente. Hay una, además que se puede separar en dos camas individuales, y está bastante bien, tanto de estética como de precio.

      Sí, vamos, mis métodos, conociéndome un poco ya te puedes imaginar como serán. Pero vamos, para desmitificar un poco todo esto.

      Eliminar
  4. Pues fíjate que yo pienso que los mejores métodos son ni más ni menos los que mejor le van a cada niño... El colecho es una opción, pero no una vara de medir lo buen padre que eres. Exactamente como todo, bajo mi humilde opinión.
    Nosotros de momento lo practicamos, pero sólo porque a los tres nos encanta y aún no hay efectos devastadores. ¿Hasta cuándo? Justo hasta cuando ella quiera, o cuando alguno de los tres empiece a no estar cómodo. Ya se verá...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, es una opción. Simplemente he leído en varios blogs gente que lo practica y que pide respeto para su decisión, pero luego critica y no acepta a quienes no lo hacen de forma habitual.
      Estas decisiones se toman entre los integrantes de la familia, qud son quienes viven en la casa.
      Mi método, que explicaré mañana creo que estarás de acuerdo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. A nosotros la "Muy" nos ha buscado las vueltas en muchas ocasiones y en diferentes etapas.

    A los 2 años nos llegó a pedír agua hasta 4 veces cada noche: un sorbito y seguía sopa... pero claro, no íbamos a estar así toda la vida, porque si no ibas lloraba. Solución: que llore. El llanto y la desesperación la duró 3 días de llanto hasta que se volvía a dormir de cansada, pero el 4° día ya no pidió agua hasta hoy que tiene 3 añazos.

    Y en cuanto a llevarla a la cama, pues más de lo mismo, cuando la malacostumbramos en vacaciones a dormir con nosotros, nos costó una semana de cruenta batalla para hacerla entender que debía dormirse sola y en su cama. El problema es conservar la calma durante la guerra semanal, un servidor por supuesto, hubiera perdido la guerra de no ser por mi parienta, que es la que guarda el tarro de la paciencia en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto del agua se lo ha hecho la suya que ahora tiene 3 durante mucho tiempo. A nosotros no. Vamos, conociéndome, a la segunda noche le hubiera tirado el agua por la cabeza. Y no a mala leche, es que a según qué horas no coordino.
      Menos mal que esto lo lee poca gente, porque esto de dejar llorar a los niños hay cada gurú que es capaz de llamar a la policia...
      En casa es al revés tema paciencia. Bueno, al revés según a qué hora. de 7 a 22 ella tiene una paciencia infinita. Eso sí, a partir de esa hora se transforma como un gremlin, que ninguno se levante, sobre todo el grande que es más consciente, porque ojito con lo que puede pasar...

      Salu2

      Eliminar
  6. Aquí como las niñas se llevan casi 9años entre ellas han sido como dos etapas muyyyyy separadas... Me refiero, cuando la mayor ya estaba educadísima en este tema llega la petarda de Gabi y alá a empezar de cero.

    Total, la mayor durante 2años fue terrible experiéncia.... Al final el pediatra le dió unas gotitas mágicas....previa amenaza de su madre que soy yo. Pero es que me volvió loka este tema....ni en su cuna ni en mi cama... Nada, tres o cuatro horas y ya está.

    A los cuatro años, que fue el período de separación con su papa, practicamos colecho a tope..... Vreo que hasta que tuvo 7 años dormía conmigo siempre.....

    Rehacer la vida y la pobre a su cama.... A veces venía de noche y un hueco siempre tenía.....

    Nacer su hermana y vuelta a empezar... A los tres meses gabi a su habitación.....pero desde los 2 años que duerme en la camita de ikea (esa que cuando haya que desmontar ya vienes tu a hacerlo...) se levanta por las noches y viene....y aquí se queda y sin problemas.....

    Un besoooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros por eso queríamos que se llevaran poco. Bueno, y porque las circunstancias personales fueron favorables, claro. Mejor pasar por decir algo 5 años malos en cuanto a sueño, viajes, adaptaciones, etc. que 3 malos, 3 buenos y luego vuelta a empezar, ya que pasar de lo malo a lo bueno es un pim-pam, pero de lo bueno a lo malo... horror!!

      Lo que quieras! Me amueblé un piso completo de Ikea con estas manitas. Y sabes qué es lo peor? Que lo que más me costó fue un p. escurridor!!

      Besos

      Eliminar
  7. jajaj..MAdremia!! Si es que tienes mucho que contar...Yo también te digo que lo de "ponerlo a dormir" depende del niño. La mía por ejemplo, está muerta de sueño y bostezando pero si tú no la pones ella como que se hacen las 12 de la noche..Cuanta más juerga mejor. En sus 2 años de vida solo en 2 ocsiones se ha quedado dormida mientras reposaba la cena, 5 min después de terminar de cenar y la media para que se duerma es una horita..Ole!! Ahora la dormimos en nuestra cama y la pasamos a la cuna porque en la cuna se pone histérica a saltar a agarrarse en los barrotes, en la cama está más tranquila. Y si, ya es hora de pasarla a la cama pero es que en la cuna la tengo controlada...jejeje...Mientras entre ahi se queda. Lo de la primera noche del tirón también me pasó a mi...No dormí nada (mi marido si...jejeje)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, he resumido mucho, pero mucho... Creo que si sale la oportunidad de escribir un libro (primicia: si no vienen las oportunidades, yo ya me la busco por mí mismo, así que al tanto...) podría escribir varias hojas.
      A nosotros cuando se quedaba dormido en el sofá, pues veíamos la tele y él ya se dormía solo. Excepto cuando daban La que se avecina, que el tío era capaz de aguantar hasta que se acabara. Al final tuvimos que optar por cuando daban anuncios, cambiar de forma sútil de canal.
      El grande se nos ha llegado a dormir sentado en la trona, tirado en el suelo, sentado, sí, sentado en la cuna...

      Ay, los hombres... que a veces parece que tengamos unos tapones... Yo también me incluyo, que hay veces que digo: qué bien, que no se ha despertado, se lo comento a mi pareja, y sólo al verle la cara ya comprendo que es mejor que me quede calladito.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Me he reído mucho con esta entrada... lo de la litera muy bueno... Yo también tengo como esa cosilla de que quiero una litera en mi casa, aunque no haga falta. Yo creo que es una especie de trauma infantil, porque mi vecina tenía una en su casa y me daba una envidia del copetín. Yo creo que como dices, el sueño, es un temazo, y como todo los temazos, es muy particular. Cada familia debe buscar la manera en la que mejor se adaptan todos y se consigue el objetivo primordial que es DORMIR. Yo con el mediano tuve mi propia guerra y el colecho fue la única solución posible. Pero se dormía sola en su casa como un cesto desde los tres meses, así que nunca colechó. No falta que le hizo. Cada caso es diferente, y la decisión que adoptemos en cuanto al descanso no nos hace ni mejor ni peor padres. Es puro sentido común.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo siempre, bueno, desde que estoy en pareja, que en la cama de los grandes se duerme o se "practican niños", nada de tele, y a la hora de dormir, se duerme.
      Son tan diferentes los niños que cada uno de nosotros podría explicar su experiencia y yo creo que ninguno coincidiríamos. Simplemente hay que usar lo que tú muy bien has dicho, el sentido común.

      Mira, yo el tema literas imposible cuando era pequeño, porque soy hijo único, así que ya me dirás... además, la habitación era tan pequeña, que constaba de cama y armario. Y ya está.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. ¡Ay cuantísima información sobre el sueño! Y es verdad eso de las visitas que siempre quieren ver al niño despierto. Yo cuando he ido a visitar a gente con bebés me he asomado discretamente al carrito, la cuna o donde quiera que estuviesen, sin hacer ruido, sin tocar nada para no perturbarlos, pero otros los despiertan alegremente, y ¡hala, a atender visitas desde el minuto 1!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las visitas es insoportable, lo podría decir más suave, pero es así, al menos en nuestro caso. Las primeras semanas fueron horribles. Bien, hasta que pusimos los puntos sobre las ies.
      Además, yo que soy bastante discreto y muy respetuoso con estas cosas, cuando me lo hacen a mi, pues me afectan más.

      Salu2

      Eliminar
  10. Nosotros seguimos un proceso muy similar al vuestro (moisés y luego cuna en su cuarto) y también nos funciono bien, y ahora si algún día se despierta y viene a la cama, sin problemas, pero no es que planteemos de partida. A mi lo de los despertares nocturnos es de lo que mas me ha costado de la maternidad, dormía bien pero se despertaba una o dos veces hasta los 10 meses o así, y el sueño a veces pesaba. Ahora ya duerme del tirón y la cosa se ve de otro color :) Muy interesante el post, muy detallado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para nosotros lo de dormir a trompicones también fue lo peor.
      Más o menos te puedes acostumbrar a dormir 5 o 6 horas diarias, pero si duermes 3, luego otra despierto y otras 3, el descanso no es el mismo.

      Salu2.

      Eliminar
  11. Dónde nos hemos visto, compañero, besando a Winnie de Pooh y contentos!
    Por suerte, todo llega y los momento duros se acaban olvidando...bueno, no, pero se recuerdan de otra manera, no?
    y totalmente de acuerdo contigo, el comer y el dormir es básico, si eso funciona el resto se lleva mejor. Lo importante, colecho o no, es hacer lo que a cada familia le va mejor.
    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que como se me olvide darle un beso ya la tenemos liada... mira, mejor el Winnie que la Dora, aaagggg
      Exacto! Los recuerdas pero no te parecen tan duros. Debe ser un mecanismo para animarnos a tener más niños, pq sino entre el emvarazo y el primer año, a ver quién es el guapo que va luego a por otro ;).
      Salu2.

      Eliminar
  12. Los hábitos de sueño de nuestra nena son muy parecidos a los de vuestro peque más peque... sus siestas también son de media hora.. y lo de los cabezazos... me suena mucho!!! también lo hace cuando quiere algo y no lo logra!! si es que apunta maneras que va a ser muy cabezona, como la mami!! je je

    Saludos

    Ah, menudo megapost!!! lo he ido leyendo de varias veces, que no dispongo de todo el tiempo del tirónnnnn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestro caso es como el papá, aunque bueno, en nuestro caso la cabezonería, enfadón, quisquilloso y cosas así, no sé porqué pero se ve que lo han heredado todo de mi...
      Me ha quedado tan largo que lo tuve que dividir en dos... es un tema tan extenso...
      El tiempo... ufff, es muy difícil.

      Eliminar
  13. Mi hija, duerme poco y no hecha siestas, y cuando empezó a hablar con dos añitos le dijo a su madre (mí mujer): mama dormir, no, no me gusta, no, no, no. vamos que para ella es perder el tiempo. El mes que viene cumple 3 años y no hecha siestas. Cada niño es un universo sorprendente y lleno de alegrías. Por cierto muy buen blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y tus palabras.
      Es que si ella ni quiere ni necesita hacer siesta no hay que obligarla. Es como los adultos, no todos la necesitan, y quien la hace habrá días que no tendrá ganas.
      El truco definitivo es conocer cada uno a sus hijos y adaptarse todos de forma consensuada.
      Salu2

      Eliminar
  14. Nosotros hemos tenido mucha suerte, el peque duerme del tirón desde que tenía 4 meses.... Cuando pasaron 2 semanas de dormir toda la noche, le pasamos a su habitación. Hoy en día, cuando se despierta por la noche, le llevamos a la cama... a él le encanta, pero nosotros, y especialmente yo, recibo una paliza monumental, patadas, cabezazos, tirones de pelo..... en definitiva duermo poco.... pero lo seguiremos haciendo... no son muchas las noches que se desspierta así que.... podemos soportarlo!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando metemos al peque por ahora nada, pero cuando ponemos al grande, en el 95% de los casos me acabo pasando yo a su habitación o al sofá, porque a la que empiezas a pillar el sueño noto ya un pie en el culo...
      El tema dormir lo llevo mal, la verdad. Bueno, más que dormir, es que me vayan despertando cada poco, pero se sobrelleva.

      Salu2

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...